Reviews con sabor a pollo

The House with a Clock in its Walls (2018)

La casa con un reloj en sus paredes

The House with a Clock in its Walls (2018)
Publicado en Review por - Oct 05, 2018
Ver Trailer

The House with a Clock in its Walls es la adaptación de la novela juvenil del mismo nombre de John Bellairs, y más bien parece un intento por encontrar el próximo Harry Potter. Yo no sé cómo es que Eli Roth se metió a dirigir esta vaina cuando lo suyo son las películas de carnicería, pero supongo que hay que pagar las facturas mientras se inventa otra forma de torturar a la gente.

La película trata de un chamaquito llamado Lewis (Owen Vaccaro) que luego de perder a sus padres se muda a casa del único tío que tiene, Jonathan (Jack Black), y este señor no es nada normal. Al principio Lewis cree que Jonathan es un terrorista o un asesino misterioso por la gran colección de relojes que tiene, pero resulta que se trata de un brujo. Un brujo que usa poca magia porque la película se trata del drama y del chamaquito aquel. La vecina Florence (Cate Blanchett) siempre está en la casa, así que ¿qué es lo que uno puede pensar?

Lewis prácticamente no tiene amigos, posiblemente por las alcafandras que siempre lleva sin necesidad o porque anda con un diccionario usando palabras que nadie más quiere usar o por la forma en que se viste, así que al mudarse e ir a una escuela nueva es el chamaquito raro. ¿Qué pasó con los simples placeres de la vida de querer hablar frente a un abanico para escuchar el eco? Yo creo que la película quiere dar el mensaje de que uno puede ser un poquito raro, y no hay nada de malo con eso, sólo que no pusieron mucho esfuerzo en ese mensaje. Hasta Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children (2017) lo hace ligeramente mejor.

El caso es que la casa se gobierna y si le caes bien, puede ayudarte a vivir cómodamente, y por alguna razón se escucha un reloj dentro de las paredes a altas horas de la noche. Uno pensaría que el reloj se mueve de posición, pero no es así y es que simplemente Florence y Jonathan son malos para buscarlo. Tiene que venir Lewis a resolverles el problema. El susodicho reloj fue creado por el difunto brujo Isaac (Kyle MacLachlan), y se supone que la idea es matar a todo el mundo. Yo nunca he entendido a los villanos que quieren matar a todo el mundo. ¿Y entonces qué harás sin súbditos? Es lo más aburrido que puedes hacer, ya que no habrá más películas ni más libros ni más obras de arte.

Entonces todo el rollo es buscar el reloj, enseñarle a Lewis un poco de brujería, y empezar una vida nueva en la escuela donde le cae mal a la mayoría de los carajitos. Hablando de carajitos, el primero en engatusarlo es un tal Tarby (Sunny Suljic), quien lo único que quiere es ganar la presidencia de clases o alguna mojiganga así. Después de esto, le saca los pies a Lewis y no quiere saber de él. Por supuesto, como Lewis no entiende cuándo lo han botado y nunca ha tenido un amigo, se dobla para hacer algo increíblemente estúpido. Soraya, ¿por qué me dejaste? Haré lo que sea para que vuelvas. Aaarrgggghhhh. : ‘ (

¿En qué iba? Ah, pues yo sólo estaba pensando en cómo es que Goosebumps (2015) fue más divertida y que por ahí viene una Goosebumps 2 (2018), así que The House with a Clock in its Walls se puede quedar en el olvido. Jonathan sólo tira dos bolas de fuego en la película entera, y yo me hubiese imaginado que la mayoría de sus problemas se hubieran resulto a base de bolas de fuego. Si hay una razón para nunca más volver a saber de esta película, pues todo se lo atribuyo al bebé Jack Black.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *