El baúl de los recuerdos

Superman IV: The Quest for Peace (1987)

Superman IV: The Quest for Peace (1987)
Publicado en El Baúl, Review por - Jun 10, 2013

Superman IV: The Quest for Peace es un desastre con un título innecesariamente largo. ¿Cuál fue la razón de esto? Pues quizás creían que agregarle un subtítulo haría la película más épica o algo así, pero el resultado fue hacerla más olvidable. Originalmente la película tenía 134 minutos de duración, pero fue cortada a 90 minutos, quizás por los problemas económicos que tenía el estudio. En esas escenas no incluídas nos mostrarían la existencia de dos Nuclear Man: el primero vistiendo un traje negro y facciones parecidas a las de Bizarro, pero que es eliminado fácilmente; y el segundo que es creado a partir de los restos del primero, y es el Nuclear Man que todos tenemos la mala suerte de recordar.

Al menos esta vez los astronautas no mueren.

Al menos esta vez los astronautas no mueren.

En esta película también tenemos el retorno de Gene Hackman como el villano Lex Luthor, y un poco más de participación a Margot Kidder como Lois/Luisa Lane. La película empieza con unos astronautas rusos muy felices haciendo vainas espaciales, hasta que el que estaba afuera de la nave es golpeado por lo que parece una etapa descartada de un cohete, y muere instantáneamente cuando su cabeza se despren– ¿qué es eso que dices? ¿que eso la etapa golpeó a un muñeco y por eso la cabeza sale volando pero que el director no tuvo la delicadeza de volver a filmar? Oh, como sea, si algo así tan grande te golpeara en el espacio a esa velocidad, probablemente morirías.

En fin, una de los recortes de gastos que tuvieron que hacer los productores fue en el departamento de efectos especiales, por lo que cada vez que vemos a Superman volando es el mismo pedazo sobrepuesto en la película. Por este motivo es que se ve la capa de Superman ondulando en el espacio, y para hacerlo peor, la capa de Superman siempre está ondulando en el espacio… como si siempre hubiera viento en el espacio lo cual habilita a Superman a hablar y ser escuchado (ahora entiendo la cara del astronauta). La razón del subtítulo “The Quest for Peace” es porque Superman se propone eliminar todas las armas nucleares del planeta, así nadie sentiría temor a un holocausto nuclear (recuerden la Guerra Fría). Gracias a un niño por sugerir tal cosa que a nadie se le había ocurrido antes, quizás porque aún así habría mucho plutonio y uranio para seguir haciendo armas nucleares, o quizás porque el temor al holocausto nuclear es lo que mantiene a las superpotencias alejadas del conflicto, o quizás porque se trata de una guerra de ideologías, o quizás porque— no voy a seguir.

Superman

Veo que no soy el único que extraña a Superman II.

Veo que no soy el único que extraña a Superman II.

Aún creo que Christopher Reeve es el Superman/Clark Kent definitivo. Realmente me gusta su actuación. El problema de esta película es que no obtenemos lo suficiente del torpe Clark ni del poderoso Superman. Lo que sabemos de Clark es que está en su “natal” Villachica (Smallville) intentando vender la granja de sus difuntos padres, pero no se la quiere vender a un centro comercial sino que se la quiere vender a otros granjeros. Una razón muy humilde… excepto que la granja Kent está rodeada de otras granjas, por lo la gente del centro comercial deben ser de los peores inversionistas del planeta.

Hooolaaa enfermeraaaa.

Hooolaaa enfermeraaaa.

Para complicar un poco la vida amorosa de Clark, introducen a Lacy Warfield (Mariel Hemingway) como la editora de “Diario El Planeta” y la destinataria de una demanda por acoso sexual en el lugar de trabajo.  Este personaje de Lacy Warfield es completamente innecesario y sólo se mete en el medio de esas escenas entre Luisa Lane y Clark/Superman que tanto añoramos de Superman I y II (y que realmente no obtenemos en este filme). Digo, si querían alguien que se entrometiera, hubieran usado el personaje de Lana Lang, aún si no podían conseguir a la misma actriz.

Ni el conocimiento de las 28 galaxias conocidas predijeron este desastre.

Ni el conocimiento de las 28 galaxias conocidas predijeron este desastre.

Quizás lo más interesante del personaje de Superman es ese debate entre “ayudar” o no a la humanidad debido a que una de las cosas que tiene prohibido hacer es interferir con la historia humana, en este caso la Guerra Fría. Al final decide “ayudar” a la humanidad, deshaciéndose de todas las armas nucleares para luego arrepentirse y decir que no lo vuelve a hacer porque no es su deber interferir de esa manera. Bien hecho, Superman, esta película no te hizo ver como alguien que puede cometer errores y aprender de ellos, sino como un idiota. Gracias a su interferencia, los traficantes de armas nucleares se hicieron aún más ricos por la alta demanda provocada (lo cual tampoco tiene sentido porque los gobiernos estaban lanzando los misiles nucleares al espacio para que Superman los destruyera).

Lex Luthor

La mente criminal más brillante de estos tiempos.

La mente criminal más brillante de estos tiempos.

Gene Hackman vuelve a interpretar al villano Lex Luthor, y a pesar de que me gusta su actuación, me encuentro al personaje un tanto aburrido y estúpido. Siempre se asocia con gente burra, y en este caso tenemos a su sobrino Lenny (John Cryer), y a unos cuantos traficantes de armas que a nadie le importa sus existencias. No entiendo porqué este señor vive en el Empire State, pues parece que las autoridades no lo están buscando a pesar de haberse escapado de prisión. Su infiltración en una base de la fuerza aérea y hacerse pasar por general para lanzar un misil nuclear es simplemente absurdo. Lex Luthor es un “genio” en el sentido de que sabe qué herramienta utilizar para cortar un cabello de Superman que estaba en un museo, y decir que el Sol no es más que una bomba nuclear gigante.

Nuclear Man

El rey del Heavy Metal.

El rey del Heavy Metal.

Me alegré al saber que esta vez había un supervillano digno de enfrentarse al Hombre de Acero, y no las idioteces de Superman III, hasta que me enteré que Nuclear Man es prácticamente una calculadora solar. En su “pelea” con Superman lo que hace es causar destrucción en varias partes del mundo sin razón alguna. Sólo va por ahí destruyendo cosas y ya. Al menos Zod y los otros dos usaban la destrucción a su favor, poniendo a Superman en desventaja. Cuando lo volvemos a ver, empieza a usar sus superpoderes para destruir la ciudad, mientras que Superman sólo se queda mirándolo sin acercársele. Adicionalmente, nunca sabemos cómo rayos Superman aprendió cuál es su debilidad, ni la razón por la que se interesa en Lacy Warfield, ni el porqué se la llevó al espacio (donde hay viento y se puede respirar, dejándonos claro que los astronautas rusos del principio son unos idiotas). Esto no es un villano, es un muñeco inflable. Nuclear Man, ¿sabes qué puedes hacer con tus poderes? Usarlos contra Superman, no contra la ciudad, maldito idiota.

Conclusión

Superman IV es una película horrible, catalogada por muchos como la peor de todas, y debería ser considerada como un crimen contra la humanidad. La trama y las subtramas no tienen sentido, echan toda la lógica a la basura, los personajes tampoco tienen sentido, y los efectos especiales son aún peores que las otras tres películas. En el lado positivo, tenemos el retorno de la música de fondo, que la había extrañado en la película anterior, y a Gene Hackman, cuya actuación es buena, pero su personaje es absurdo.

Deberían quemar toda evidencia de la existencia de este filme y del anterior Superman III. No quiero volver a ver ninguna de estas dos películas en lo que me queda de vida.

¿Eeeeennn seeeerioooo?

¿En serio? ¿En serio? ¡¿EN SERIO?!

One thought on “Superman IV: The Quest for Peace (1987)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *