Reviews con sabor a pollo

American Made (2017)

Barry Seal: Sólo en América

American Made (2017)
Publicado en Review por - Oct 04, 2017
Ver Trailer

American Made es una especie de comedia sobre un piloto muy corrupto llamado Barry Seal se ve involucrado en tráfico de armas, tráfico de drogas, y lavado de dinero. No sé cuánto se basará en la historia de Barry Seal, pero fue tal como se presenta en esta película, pues el hombre estaba atrapado en una comedia. Más porque cortaron las partes dramáticas de su vida para dejar las partes que daban risa.

Barry Seal (Tom Cruise) es un piloto comercial que se gana su dinerito debajo de la mesa moviendo mercancía en contrabando usando sus privilegios de piloto. Un día cualquiera un tal Schafer (Domhall Gleeson) de la CIA le ofrece un trabajo que consiste en tomar fotografías aéreas en países de Centro y Sur América. Esto es así por el miedo de los gringos de que influencias comunistas hayan llegado a este lado del mundo por parte de los soviéticos. El único problema es que para poder hacer este trabajo, Barry tiene que dejar su puesto como piloto comercial, pero en ningún momento puede dejar que su esposa Lucy (Sarah Wright) pase hambre.

El trabajo de Barry se vuelve más complicado cuando adicionalmente tiene que viajar a Panamá para sobornar a Noriega (Alberto Ospino) a cambio de información, y de paso conoce a tres delincuentes, Jorge Ochoa (Alejandro Edda), Carlos Ledher (Fredy Yate Escobar), y Pablo Escobar (Mauricio Mejía). Como el lío en que está metido no es suficiente, Schafer también quiere que Barry lleve armas a los “contra”, un grupo de militares anti-sandinistas. Esto se convierte en un lío de dimensiones catastróficas y de lo único que estamos seguros es que Barry hará lo que sea necesario para llenarse los bolsillos de dinero.

Doug Liman hizo comedia al matar a Tom Cruise repetidas veces en Edge of Tomorrow (2014), y continúa con el género presentando a Tom Cruise como una escoria humana (¡más de lo que es en vida real!). Esto está bien y todo, pero uno pensaría que ciertos elementos que hay en la película le agregarían más drama, como el papel de su esposa en todo esto, el alguacil del pueblo que no parece importarle averiguar de dónde viene tanto dinero, y el agente McCall (E. Roger Mitchell) del FBI que prácticamente no puede hacer nada para arrestar a Seal.

El estilo de Doug Liman es el de la cámara que tambalea, pero aquí lo usa para dar la sensación de que la película es un documental sobre la vida de Barry Seal. Esto funciona porque no es una película de acción, y cuando lo combina con vestuarios y carros viejos, pues parece que encontramos los videocasetes de otra época.

Para concluir, American Made me parece más una comedia para pasar el tiempo que tiene elementos de una historia real sin casi nada del drama que caracterizaría una historia del tal magnitud. Para otro punto de vista, entonces está The Infiltrator (2016), y luego de que el polvo empieza a tranquilisarse está Kill the Messenger (2015).

Leave a Reply