Reviews con sabor a pollo

Glass (2019)

Glass (2019)
Publicado en Review por - Jan 30, 2019
Ver Trailer

Luego del final de Split (2016), uno se preguntaba si M. Night Shyamalan estaba trabajando en una secuela que involucrara a ésta y a Unbreakable (2000). Ese final era algo que definitivamente nadie estaba esperando, y un poco más de dos años más tarde tenemos a Glass, la última película de la trilogía que empezaremos a llamar “Eastrail #177”. Ahora, yo honestamente estaba esperando a que me gustara la película esta, pero simplemente no puedo.

David Dunn (Bruce Willis) se ha dedicado a combatir el crimen como un justiciero nocturno, y su hijo Joseph (Spencer Treat Clark) es el equivalente a Oracle de Batman en el Shyamalanverso, el tipo en la silla que le da información al héroe. Luego de 19 años lo único que hace con su vida es golpear a los criminales y vender cámaras de seguridad. Bueno, pues tiene que ser muy bueno porque hasta el momento no lo han capturado. David está buscando a Kevin (James McAvoy), que ha raptado a cuatro carajitas porque sigue con la misma idea de la película anterior. Aquí a David lo han empezado a llamar “Overseer”, mientras que a Kevin lo han llamado “The Horde” desde el final de Split.

Una vaina lleva a la otra, y mientras estás disfrutando de la película, todo llega a su fin, y Kevin y David terminan en Arkham Asylum un manicomio bajo el cuidado de la Dra. Ellie Staple (Sarah Paulson). La muy burra quiere convencer a Kevin, David, y Elijah Price (Samuel L. Jackson) de que son humanos comunes y corrientes, y que las ideas que nos han estado vendiendo desde Unbreakable son embustes. Porque es fácil convencer a un tipo con 24 personalidades que caminar por el techo es fruto de su mente perturbada, o que caer desde un tercer piso sin ningún daño es lo más normal del mundo. ¿Cómo se convence a alguien así? Yo no sé, pero yo no creo que pueda convencer a Elijah de nada porque su superpoder es tener huesos frágiles.

Glass se divide en tres partes muy marcadas, la primera siendo en la que David Dunn es un vigilante, la segunda donde están en el manicomio, y la tercera donde se ejecuta el plan maestro de Mr. Glass. El problema acá es que el ritmo cambia en cada pedazo, el personaje de David Dunn es aburrido, y Elijah casi no aparece porque es la mente maestra. Sin embargo, James McAvoy sigue siendo igual de asombroso al mostrar múltiples personalidades, incluyendo otras que no habíamos visto antes. Yo diría que James McAvoy es la principal razón para ver esta película.

Ahora, yo no entiendo para qué Casey (Anya Taylor-Joy) siente la necesidad de visitar a Kevin, su raptor, al manicomio, porque luego de una experiencia tan aterradora lo único que uno no quiere hacer es 1) visitar al loco ese, y 2) trabajar para el zoológico de Filadelfia. La madre de Elijah (Charlayne Woodard) lo visita constantemente, pero el pana siempre está sedado así que sólo tiene conversaciones unidireccionales con él.

Entonces está el final, que es la vaina más decepcionante desde mi hijo mayor. Se supone que el final tiene que darte esperanzas, que el bien triunfa sobre el mal, que el mundo necesita de superhéroes. Y en cierta manera, eso es lo que ofrece, sólo que no de la manera que uno esperaba. Yo no puedo comerme este bistec, pero es lo que es y sólo puede gustarte o no. Obvio que yo estoy en el segundo bando.

Para concluir, Glass no me parece mala, sólo decepcionante. Decepcionante de la peor manera posible. La película es divertida, estás entendiendo lo que están intentando hacer, se arma un pleito, y de repente pasa lo impensable y te preguntas si la película se va a acabar ahí o seguirá por más tiempo. Oh, bueno.

Leave a Reply