Reviews con sabor a pollo

My Life as a Zucchini (2017)

La vida de Calabacín

My Life as a Zucchini (2017)
Publicado en Review por - May 28, 2018
Ver Trailer

My Life as a Zucchini es una película animada stop-motion estilo Shaun the Sheep Movie (2015) o The Pirates! Band of Misfits (2012), y a diferencia de lo que uno puede pensar por el título, el protagonista no se convierte en un vegetal, sólo que prefiere que lo llamen Courgette/Zucchini/Calabacín. La película no se maneja basándose en un trama de hacer o ir a algún lugar, sino que explora por lo que ha pasado el protagonista y varios chamaquitos que conocerá más adelante.

Zucchini (Gaspard Schlatter) pasa su tiempo jugando, volando cometas pintados con la imagen de su padre (que parece haberlo abandonado), y construye pirámides con las latas de cerveza que su madre deja tiradas por todas partes. Para no hacer el cuento innecesariamente largo, digamos que el infeliz de Zucchini técnicamente mató a su madre.

Raymond (Michel Vuillermoz) es el policía que llevará a Zucchini al orfanato donde conocerá a niños igual que él, y de paso también aprendemos que su nombre real es Ikar. Ya en el orfanato, Zucchini conoce a otros carajitos que al principio se burlan de él, especialmente Simon (Paulin Jaccoud), que es el más bully del paquete. Simon no es tan malo después de todo, y es quien termina siendo el mejor amigo de Zucchini.

Eventualmente se unirá Camille (Sixtine Murat) al orfanato, y es a quien Zucchini intenta caerle mejor que el resto. Camille tiene su propia historia sobre la razón que llegó al orfanato, y no es nada agradable escucharla. Sin embargo, la vida en el orfanato no es tan mala, y a pesar de que estos niños dirán que nadie los quiere, pues este es el lugar donde tienen amigos y adultos que los cuidan.

Debido al enfoque a las experiencias de estos niños más que a una trama para hacer algo, no quiero hablar más de lo que pasará o de lo que han experimentado. Sí voy a decir que los muñequitos estos en un principio se ven raros, con Zucchini teniendo la nariz y las orejas rojas con el cabello azul, pero es algo a lo que uno se acostumbra y hasta parecen adorables por el tamaño de los ojos.

Para concluir, My Life as a Zucchini no se trata de ningún vegetal, sino de la adorable historia de un niño que termina yendo a un orfanato. Hay una escena después de los créditos, animada de cuando Gaspard Schlatter estaba audicionando para el papel, o eso fue lo que entendí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *