Reviews con sabor a pollo

Mortal Engines (2018)

Máquinas mortales

Mortal Engines (2018)
Publicado en Review por - Feb 18, 2019
Ver Trailer

El trailer de Mortal Engines la hace ver como una película basura que no vale la pena el tiempo de nadie. Sin embargo, me la encontré mejor de lo que esperaba porque es como echarle un buen aromatizante a una montaña de basura. Sigue siendo una montaña de basura, pero huele bien. Mortal Engines se basa en la primera novela del mismo nombre de una serie de cuatro novelas de Phillip Reeve. Aunque no me haya gustado la película, me siento inclinado a leer las novelas en algún día.

Vino el Apocalipsis por alguna razón estúpida, y cientos (o miles) de años más adelante, la humanidad se ha esmerado en hacer ciudades ambulantes para poder sobrevivir. Quizás el suelo es radioactivo o quizás el cambio climático destruyó todo. El caso es que las ciudades grandes tienen ruedas y las ciudades pequeñas o pueblitos huyen para no ser devorados por las ciudades grandes. ¿Cuánto combustible es que se necesita para mover esos aparatos tan grandes? Tiene que haber un número finito de ciudades y pueblos para devorar, ¿no? ¿Cómo es que una ciudad desarrolló la tecnología y las otras copiaron la idea o fue un esfuerzo global? Bueno, yo no sé, el caso es que se siente como si existiera una secuela a esta película.

En parte, esta es la historia de Hester Shaw (Hera Hilmar), quien quiere matar a Thaddeus Valentine (Hugo Weaving), uno de los científicos de la ciudad depredadora Londres, porque éste mató a su madre, Pandora Shaw (Caren Pistorius). Y así es como empieza la película, un pueblo minero huyéndole a Londres. ¿Tú has visto al diablo? En otra parte, también es la historia de Justin Trudeau en descuento Tom Natsworthy (Robert Sheehan), un londinense que colecciona y mantiene tecnología del Siglo XXI para el museo. Resulta que en esta colección también hay aparatos peligrosos que podrían usarse como armas si alguien supiera cómo hacerlas funcionar. El destino quiere que Hester y Tom se conozcan y a partir de ahí tengan aventuras juntos, una siendo la que tiene experiencia en el mundo exterior y el otro siendo el experto en tecnología antigua.

Lo que me gusta es que a pesar de ser un resumen malo, soy es posible entender cómo funciona el mundo en esta película. No entenderemos a los personajes, pero el mundo en que se ambienta es algo asombroso. Hay ciudades que se mueven y ciudades que no se mueven. Una de éstas, Shan Guo, está detrás de un muro para no ser víctima de las ciudades depredadoras. ¿El muro es demasiado grande para los dientes de Londres?

Hester y Tom tienen que explorar el mundo para sobrevivir y de paso se encuentran a un montón de personajes que te importarán aún menos. Entre ellos están Katherine (Leila George) y Bevis (Ronan Raftery), quienes no tienen ninguna relevancia para la historia y no cuestionarás en lo absoluto su desaparición de la película; Magnus Crome (Patrick Malahide), el dictador benevolente que entretiene a los ciudadanos destruyendo otras ciudades ambulantes; Anna Fang (Jihae), una vieja lesbiana que es odiada en Londres por su movimiento “Anti-Tracción” (o lo que fuere) porque no hay más nada sobre ella; y Shrike (Stephen Lang), un robot zombi que tiene muy mal humor. Hester y Tom son un dúo aburrido, y la historia o subtrama más interesante la tiene Shrike, que tiene una pizca de humanidad escondida en su cuerpo zombi mecánico. Oh, verdad que Hester quiere matar a Thaddeus Valentine, quien al final le roba una línea a Darth Vader.

Por alguna razón el pasamontañas de Hester sólo es importante en la primera parte, ya que cuando revelan sus cicatrices nunca más se cubre la cara. Esto no fuera un problema si no resaltaran su importancia en el póster. Los habitantes de Londres se ven muy felices cuando destruyen otras ciudades, por lo que asumo que deben vivir muy cómodos. Uno de los personajes sin importancia los llama “gente inocente”, pero ¿qué gente inocente disfruta ver maltratar a los demás? Especialmente cuando se trata de desaparecer ciudades completas.

Para concluir, si tomas ciertas películas como The Hunger Games (2012)The Maze Runner (2014), Mad Max: Fury Road (2015), y las mezclas, el resultado es Mortal Engines, que no termina de ser una adaptación sino una colección de clichés y escenas de otras películas que habías visto antes.

Leave a Reply