El baúl de los recuerdos

Ghostbusters (1984)

Los cazafantasmas

Ghostbusters (1984)
Publicado en El Baúl, Review por - Jul 20, 2016

Ghostbusters o Los cazafantasmas es una película que se ha convertido en un clásico de la cultura cinematográfica gringa porque en ese entonces no había tantos efectos especiales, ni mucho menos comedias con efectos especiales que sirvieran. La película también trajo consigo la canción “Ghostbusters” de Ray Parker Jr., que se ha usado en prácticamente todo lo relacionado a la franquicia, incluyendo una serie animada llamada The Real Ghostbusters o Los verdaderos cazafantasmas. Sin embargo, hoy en día creo que no es tan fácil que encuentre nuevos fans, sino que sus seguidores usamos la nostalgia para hablar bien de ella.

La película trata de tres doctores de Parapsicología, Peter Venkman (Bill Murray), Egon Spengler (Harold Ramis), y Ray Stantz (Dan Aykroyd), que deciden abrir un negocio de exterminar fantasmas luego la universidad en que trabajaban los expulsa porque finalmente se dieron cuenta que la “parapsicología” es una vagabundería. De hecho, el mujeriego Dr. Peter Venkman nos demuestra que están perdiendo el tiempo y ganándose el dinero de manera fácil. Egon y Ray, en cambio, nos dan a entender que entienden la materia aunque suene como si se estuvieran inventando las vainas en el momento.

Pues la primera cliente de los cazafantasmas es Dana Barrett (Sigourney Weaver), cuyo apartamento sirve de portal paranormal para atraer a Zuul, y a su amo Gozer, pero esto se queda para otro momento porque los demonios estos son un poco tímidos. El vecino de Dana es el infeliz de Louis Tully (Rick Moranis), que uno puede llegar a pensar que es un pervertido o acosador, pero que mejor no entramos en el tema. El primer fantasma que atrapan exitosamentese es una bola verde que se la pasa comiendo todo lo que encuentra, y que ha sido inmortalizado en la serie animada con el nombre de “Pegajoso”. Y a partir de entonces es que el negocio de atrapar fantasmas se vuelve algo lucrativo porque tienen la tecnología necesaria para hacerlo.

En algunas de las historias posteriores (como los videojuegos) no incluyen a Winston Zeddmore (Ernie Hudson), quien se uniría a los cazafantasmas buscando empleo en los anuncios clasificados del periódico. Me da miedo averiguar las razones, y me conformo con que me digan que es porque su personaje no está tan trabajado como los demás. Lo que más me llama la atención de la película es lo mucho que sucede en menos de dos horas, y las pocas subtramas que abren se diregen hacia el villano Gozer.

Para concluir, es la nostalgia lo que me permite volver a ver Ghostbusters sin quejarme de lo lenta que es, y de lo terrible que se ven los efectos especiales hoy en día que en la época era de lo mejor que teníamos en el cine. Sin embargo, todavía me encuentro refrescante las personalidades de los tres doctores, cuando el humor era algo más simple que lo que tenemos ahora.

Y hay cosas que no se pueden olvidar. Stay Puft Marshmallow Man.

Y hay cosas que no se pueden olvidar. Stay Puft Marshmallow Man.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *