El baúl de los recuerdos

Mission: Impossible II (2000)

Misión: Imposible 2

Mission: Impossible II (2000)
Publicado en El Baúl, Review por - Aug 04, 2015

A diferencia de lo que la mayoría diría acerca de Mission: Impossible II, a mí me parece que es mejor que la entrega anterior y mucho mejor que la siguiente Mission: Impossible III. El director John Woo se encargó de convertir una película de misiones de infiltración y espionaje al género de acción, y con esto le inyectó las vainas ridículas características del género. Obviamente hubo un mayor presupuesto, y de ahí que hayan gastado más en todo.

El Dr. Nekhorvich (Rade Serbedzija) dice que para poder crear un héroe místico llamado Bellorophon o Belorofón, primero tuvo que crear una Chimera o Quimera para que ser exterminada. Uno puedo suponer de qué se trata todo esto si el buen doctor se inyecta una cuestión en un brazo antes de decir que le quedan 20 horas. ¿Veinte horas de qué? Bueno, pues parece ser que es algo que tendremos que averiguarlo más adelante.

Una mejora muy notable en comparación con la entrega anterior es la banda sonora. Y no lo digo sólo por “I Disappear” de Metallica, sino también porque en cada escena que hay alguna música de fondo, sobresale el hecho de que lo que está pasando es emocionante y/o ridículo. Luego de verla es que me entero que Hans Zimmer es el compositor detrás de la banda sonora.

La dama en apuros.

La dama en apuros.

En esta ocasión, Ethan Hunt (Tom Cruise) elige a Luther (Ving Rhames) y a Billy (John Polson) para que lo asistan con la misión. Sin embargo, Ethan tiene que reclutar a Nyah Nordoff-Hall (Thandie Newton) para que se convierta en su interés romántico a lo largo de la película. Esto no me lo estoy inventando. Al principio pareciera como si Nyah podría cuidarse sola, pero desde que empieza a jugar con Ethan Hunt y Sean Ambrose se vuelve una damisela en apuros.

La “misión imposible” esta vez es recuperar a Quimera, que le fue robada al buen doctorcito por el agente de IMF, Sean Ambrose (Dougray Scott), quien a su vez quiere jubilarse temprano y por eso abandona la organización en medio de una operación. Ethan y Sean eran más o menos rivales dentro de IMF, por lo que uno conoce el modus operandi del otro.

Seriamente ridícula.

Seriamente ridícula.

A nivel de trama, Mission: Impossible II es más sencilla que su predecesora al reemplazar cualquier giro de los personajes por tiroteos. Menos palabras, más acción. No tengo ningún problema con esto. De hecho, me atrevo a decir que gracias a John Woo es que la franquicia de Mission: Impossible entra satisfactoriamente al género de acción y las secuelas son la prueba. Ethan Hunt ahora es un superagente inmortal que tiene una puntería inigualable, ni James Bond puede alcanzar su nivel.

Para concluir, estoy en la minoría que disfruta más de Missión: Impossible II en comparación con su predecesora y su sucesora. Casi al final de la película el plan del villano no tiene mucho sentido, y creo que John Woo abusa de la cámara lenta a lo largo de la película. Empero, es una película entretenida que no necesita de mucho cerebro.

Paloma estúpida.

Paloma estúpida.