Reviews con sabor a pollo

Ex Machina (2015)

Ex Machina (2015)
Publicado en Review por - Jun 16, 2015
Ver Trailer

No hay muchas películas que yo diga “oh, está bien hecha, pero ahora me siento vacío por dentro”, y ese vacío no puede ser llenado con nada, y quizás el tiempo me tendrá compasión y me hará olvidar que una vez existió. Ex Machina es una de esas películas que me hacen preguntar un montón de cosas y que no tienen fácil respuestas y que, de llegar a una, no estoy muy seguro de que esa sea la correcta.

Caleb Smith (Domhnall Gleeson) es un programador para la compañía Blue Book, una especie de Google, y quien se gana la lotería para pasarse una semana con el genio fundador de dicha compañía. Suena raro, yo sé que sí. Caleb termina yendo a un lugar muy apartado de la civilización, a una pequeña villa en medio de la nada donde sólo vive Nathan (Oscar Isaac). Uno se preguntará cómo se hace para comprar comida, o qué pasará en caso de que haya una emergencia, pero nada de eso es importante para la trama.

Además de pasarse un buen rato con Nathan, la misión principal de Caleb en el complejo “hermitístico” es realizarle una prueba de Turing a una inteligencia artificial que ha elaborado Nathan desde la comodidad de su sótano. Esta prueba es llevada a otro nivel porque Caleb es capaz de ver a su interlocutora, Ava (Alicia Vikander). Caleb puede ver claramente que Ava es una máquina, y que sólo tiene una cara con un par de pies y manos en un cuerpo mecánico. Así empieza la prueba para determinar si Nathan ha sido capaz de crear una conciencia similar a la humana y representada por un cuerpo metálico.

La creó él solo en su sótano. No quiero ver ese sótano.

La creó él solo en su sótano. No quiero ver ese sótano.

Todo esto suena bastante simple, pero realmente Ex Machina es mucho más profunda y su director Alex Garland en ningún momento pierde el ritmo para hacernos sentir incómodos con todo el rollo de la prueba de Turing. ¿Cómo sabemos que una máquina tiene conciencia? ¿La inteligencia implica la existencia de sentimientos? ¿Qué significa ser un ser vivo? Mientras que Caleb está interactuando con Ava, tú también estás haciendo una prueba de Turing por tu cuenta, usando a Caleb como el vehículo para interactuar con Ava. Hasta podría decirse que la misma película está probándonos.

Uno de los temas que toca la película–¿Cómo decirlo sin revelar spoilers?–tiene que ver la relación hombre-mujer que hay en la sociedad. ¡¿Cómo decirlo sin revelar spoilers?! Una de las preguntas que le hace Caleb a Nathan es “¿Por qué le das sexualidad (cara y cuerpo de mujer) a una inteligencia artifical?” La respuesta simple de Nathan es “porque es divertido”, pero desde un principio cualquiera sospecharía de un fetiche raro. Aquí entramos a un territorio en que se pueden sacar al menos dos interpretaciones (que obviamente es la intención de Garland); por un lado Ava es una máquina, y por el otro, Ava es una mujer (artificial, pero entienes la idea).

¿Cómo es que Nathan ve a las mujeres y a las máquinas? ¿Cómo es que Caleb ve a las mujeres y a las máquinas? ¿Cómo es que Ava ve a los hombres y a los humanos? ¿Cómo es que tú como espectador/espectadora ves a Nathan, a Caleb, y a Ava? ¿Con quién de estos tres personajes te identificas mejor? Estas son las preguntas que para mí hacen de Ex Machina una película bastante compleja.

Es más fácil ignorar todas las preguntas anteriores y enfocarse únicamente en que se trata de una película de ciencia ficción en la que hay humanos e inteligencia artificial, sin llegar a comparaciones sociales ni de carácter deísta. Aún así, es una película bien realizada en la que una inteligencia artificial simula el comportamiento de una mujer y está conciente en todo momento de que lo está haciendo.

Holaaaa enferme--¡¿EN QUÉ DIABLOS ESTOY PENSANDO?!

Holaaaa enferme–¡¿EN QUÉ DIABLOS ESTOY PENSANDO?!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *