Reviews con sabor a pollo

The Imitation Game (2014)

El código Enigma

The Imitation Game (2014)
Publicado en Review por - Mar 30, 2015
Ver Trailer

The Imitation Game es una película que trata de homosexualidad disfrazada con la biografía del maestro Alan Turing. Como es de costumbre, cada vez que traducen el título de una película de un idioma a otro algo se pierde en el camino, pero en el caso de este filme, creo que la traducción a “El código Enigma” es más conveniente que el título original porque la trama trata de de crackear el código Enigma, no de imitar el comportamiento humano ni nada parecido.

La narración no es lineal, por lo que aparento ser el único confundido con los saltos a las diferentes fechas. El caso es que hay tres tiempos, el joven Alan Turing (Alex Lawther) en sus años de secundaria, el adulto Alan Turing (Benedict Cumberbatch) en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y el Alan Turing después de la Segunda Guerra Mundial y que nadie sabe que es un héroe de guerra por sus aportes a la inteligencia inglesa. Lo interesante de esta forma de narrar los eventos es que vemos los eventos que marcan el comportamiento del niño que eventualmente se refleja en el Turing adulto.

Desconozco cuán fiel sea el libreto a la vida de Alan Turing, pero para todos los propósitos digamos que fue enbellecido para hacer una película cautivante en la que un equipo de Bletchley Park contribuyó inigualablemente a detener a los Nazis. Benedict Cumberbatch es asombrosamente espectacular a un tipo bastante excéntrico. Ahora entiendo cuando la gente pone una cara rara y me dice “tú sí ereh raro”, como si yo fuera un anormal. Al menos sé que hay alguien que me supera en excentricidad, sólo que el pana está actuando. Demonios. Bueno, al menos ya sé porqué nominaron a Cumberbatch como mejor actor para los Óscar del 2015.

Haciéndole compañía a Turing, y más para contrastar su extravagante personalidad con el resto de la humanidad, están el genio ajedrecista Hugh Alexander (Matthew Goode), el detector de homosexuales John Cairncross (Allen Leech), el flojo que no sé qué es lo que hace Peter Hilton (Matthew Beard), y la encantadora Joan Clarke (Keira Knightley), quien es capaz de humanizar al infeliz de Turing porque tiene la oportunidad de tener un trabajo donde la mayoría son hombres. Son estos pesonajes y el Comandante Denniston (Charles Dance) quienes le agregan intriga a la trama porque, después de todo, es una película de espías y de secretos de guerra, de romper códigos y de resolver misterios, de homosexualidad y de machismo.

Para concluir, me parece que The Imitation Game es una buena película, es intrigante sin llegar a acelerar a uno, se trata de una guerra mundial sin presentar mucho de las consecuencias de dicha guerra (para eso están otras películas), y es cruel al mostrarnos cómo se recompensó a aquel que se convertiría en el padre de la computación y la inteligencia artifical.

 

 

“A veces es la misma gente de la que nadie se imagina nada que hacen las cosas que nadie puede imaginar”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *