Reviews con sabor a pollo

The Zero Theorem (2013)

The Zero Theorem (2013)
Publicado en Review por - Oct 01, 2014
Ver Trailer

The Zero Theorem es la representación del caos y el orden, la búsqueda del significado de la vida, de los temores a todo y a nada, forrada con papel hecho de confusión en un paquete de menos de dos horas. No entendí nada o lo entendí todo, pero por alguna razón me encantó cada segundo de esta película. No creo que sea una película fácil de entender ni explicar, y por eso recomendársela a alguien puede ganarte la enemistad de algunos y la amistad de otros. Lo único que puedo asegurar es que, al igual que Jon Snow, no sé nada.

Terry Gilliam ha creado un mundo en el que todo lo que conocemos está al revés o está al derecho, pero todo es tan confuso que no sabemos cuál es la norma y cuál es la excepción. En fin, al menos nuestro protagonista es la excepción. Qohen Leth (Christoph Waltz) es un analista de entidades numéricas o lo que sea que haga en su trabajo, cuando se refiere a sí mismo habla en la primera persona del plural, y le ha perdido el sabor a la vida, por lo que se ha quedado calvo (y sin cejas) y viste colores opacos. En este mundo tan extraño, Qohen parece ser el único normal que busca quedarse en su casa para trabajar mientras espera a la llamada que le dirá el propósito de su vida.

"La vida puede ser vista como el virus que infecta el perfecto organismo de la muerte".

“La vida puede ser vista como el virus que infecta el perfecto organismo de la muerte”.

En este mundo utópico y distópico, existe el Gran Hermano, llamado aquí Management o Administración e interpretado por Matt Damon, quien todo ve y controla, pero no estoy seguro de las repercusiones de salirse de la norma cuando todo es tan extraño. Joby (David Thewlis) es el supervisor de Qohen, y a pesar de decir que se sabe su nombre siempre lo llama Quinn. Joby no parece ser el tipo de persona que complace a sus subordinados porque quiere. De todas maneras invita a Qohen a una fiesta donde posiblemente esté Administración, y donde Qohen finalmente conocerá a la súcubo Bainsley (Mélanie Thierry).

Qohen, permíteme. Hooolaaa enfermeraaaa.

Qohen, permíteme. Hooolaaa enfermeraaaa.

Eventualmente Qohen tendrá la oportunidad de trabajar en su casa, en el proyecto que se llama Zero Theorem o Teorema Cero, el proyecto que vuelve loco a todo el que tenga la mala suerte de intentar completarlo. ¿De qué se trata el proyecto? No lo sé, y es mejor no saberlo. Sólo porque Qohen se aisle del mundo y únicamente se dedique a trabajar no significa que Terry Gilliam va a dejar de inyectar ideas raras. Así es que conocemos a Bob (Lucas Hedges), quizás el personaje más normal que vamos a conocer y quien ayudará a Qohen a entender el propósito del proyecto.

¿Podrá Qohen terminar el proyecto entre tantas distracciones y la constante presión de entregar la información en unos frascos raros? Bueno, pues digamos que el resultado no importa. El viaje es lo que importa, intentar encontrarle sentido a lo que no tiene o restarle importancia a lo que sí tiene sentido, las mil maneras diferentes de interpretar los símbolos que nos muestra el director lo cual también incluye limitarnos a decir que “la película es rara” y no agregar nada más. Es por esto que me gusta tanto, porque es todo y es nada, porque es insignificante y tiene significado, porque es simple y es compleja.

Prohibido divertirse.

Prohibido divertirse.

¿Hoy en día estamos tan centrados en nosotros mismos que no prestamos atención a los demás? Como la fiesta en la que todos tienen una tableta en la mano. ¿Qué es lo que hacemos con nuestras vidas? ¿Vivirla pasivamente sabiendo que una vez recibamos “el llamado”, viviremos mejor o la vivimos al máximo ahora y asumimos que “el llamado” no existe?  La pregunta que plantea The Zero Theorem es “¿cuál es el propósito de la vida?”, pero no intenta responderla. Uno podría decir que no sabe, pero que la felicidad está en lo que tenemos a mano, que son el trabajo (Administración), el amor (Bainsley), los amigos (Joby), los hijos (Bob), y la religión/fe/esperanza/expectativa (la llamada o el llamado).

Conclusión

Mientras que The Zero Theorem no es una película que pueda recomendarle a todo el mundo, sin duda es una de la que puedo hablar por minutos (con quienes la odian) u horas (con quienes les gusta). En última instancia, The Zero Theorem es acerca de nada, y si no encuentras eso como una buena razón para verla, entonces no pierdas tu tiempo.

¿Iglesia de Batman el Redentor? Me uniría sin pensarlo mucho.

¿Iglesia de Batman el Redentor? Me uniría sin pensarlo mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *