Reviews con sabor a pollo

The Monuments Men (2014)

Operación Monumento

The Monuments Men (2014)
Publicado en Review por - Feb 07, 2014
Ver Trailer

The Monuments Men  narra los hechos finales de la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de un pelotón cuyo único objetivo era recuperar las obras de arte que se robaron los nazis en su planes de dominación mundial. Se basa en el libro “The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History” del escritor Robert M. Edsel, y como no lo he leído, no sé cuánto hayan embellecido los acontecimientos con las pezuñas de Hollywood.

Hablemos de historia. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis de Adolfo Hitler se robaban obras de arte (esculturas, pinturas, libros) de las ciudades que invadían, y las obras que no les gustaban las mandaban a quemar. Así se perdió parte de la cultura humana, porque parece que el rechazo de la Academia de Bellas Artes de Vienna hizo que el führer se obsesionara con armar (a la fuerza) la colección de arte más grande del mundo. Antes de que alguien pueda decir “malditos nazis”, en 1943 Frank Stokes (George Clooney) le presenta al presidente Franklin D. Roosevelt que los esfuerzos del Bloque Aliado de erradicar a los nazis también han tenido consecuencias negativas para la conservación de la cultura humana, y que deben empezar a preservar los monasterios, puentes, lienzos, y esculturas ahora que los nazis están perdiendo fuerza.

Por orden del presidente, el grupo de los protectores del arte o Monuments Men  lo forman George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Bob Balaban, Hugh Boneville, y Jean Dujardin. No me acuerdo a qué se dedican la mayoría, pero están más que dispuestos a enlistarse e intentar salvar las obras de arte de las garras nazi. Debido a este apretado elenco, no hay tiempo de desarrollar a los personajes, por lo que tenemos que limitarnos a pequeñas características que definen a cada uno de ellos. Por ejemplo, el personaje de Matt Damon habla francés como si un perro intentara hablar bajo los efectos de LSD.

Adicionalmente, con actores como Bill Murray y John Goodman, la película tiene sus momentos cómicos que no me parecen que encajan con la temática y el mensaje que quiere transmitirnos. Esto trae como consecuencia que no me haya gustado el ritmo de la película, pues tiene un fragmento tenso, seguido por otro más lento, seguido por otro cómico, y mientras tanto no podía decidirme si prestar atención, quedarme dormido, o reírme.

Creo que la intención es buena, o sea, mostrar que hubo hombres dedicados a conservar las obras de arte porque son una parte vital de lo que define una cultura y sus avances (el caso de la biblioteca de Alejandría me viene a la mente). Sin embargo, no me pareció que haya sido una buena película por la forma en que la narración salta de un personaje a otro, la diferencia en el ritmo, y los diálogos que repiten la palabra “arte” ad náuseam.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *