Reviews con sabor a pollo

The Call of the Wild (2020)

El llamado salvaje

The Call of the Wild (2020)
Publicado en Review por - Mar 31, 2022
Ver Trailer

En un caso de que te venden perro por chivo está The Call of the Wild, película que uno no tiene ganas de ver porque los trailers dicen que se trata de “Las aventuras del viejo Harrison Ford y el perro generado a computadora.” Y no es que no lo sea, pero eso es la mitad de la película, ¿entonces cuál es la otra mitad? Bueno, pues se trata más bien de la autobiografía de un perro generado a computadora, y se basa en la novela del mismo nombre de Jack London. Sin embargo, la pregunta más importante es ¿por qué estarías viendo esta vaina?

La película, en general, es la biografía del perro generado a computadora, Buck, quien es a la vez un perro estúpido y  muy inteligente. Esto es a conveniencia según la necesidad de la trama. Buck es el perro del juez Miller (Bradley Whitford), en algún lugar de los EE.UU. Yo no cuál ciudad es que viven porque no estaba prestando atención, pero es una de esas en la que la gente no tiene la fiebre del oro. Esa narración de Harrison Ford es para más al norte, donde hace mucho frío y necesitan de perros para halar los trineos.

El caso es que Buck termina en algún lugar de Yukón, Canadá, prácticamente haciendo el papel de Balto (1995), aunque el perro este se parece más a Beethoven (1995). Buck será un perro de trineo para el servicio postal canadiense que trasporta bolsas de correo estadounidense bajo el mando del quebeco Perrault (Omar Sy), y la jeva Françoise (Cara Gee). En esto es que se va más o menos la primera hora de la película. Ahora si tú solamente ves el trailer pensarías que estos dos personajes se pasan un par de minutos junto a Buck, no casi la mitad de la película.

Sin embargo, Perrault y Françoise no tienen tanta importancia para la historia porque simplemente desaparecerán y nunca los volveremos a ver. ¿Quién ha estado narrando la película todo este tiempo? Harrison Ford. Hasta lo vemos por unos segundos cuando Buck llega por primera vez al norte frío. El caso es que eventualmente es John Thornton (Harrison Ford) quien se queda con el perro, y juntos se irán en una expedición a donde nadie ha ido jamás. Bueno, alguien sí ha ido, pero la ubicación no aparece en los mapas.

Esta es la segunda mitad de la película, y a esas alturas es que te das cuenta de algo que es muy obvio si alguna vez has interactuado con un perro. Y no, no me refiero a tu amigo o esposo. Verás, ciertos humanos tenemos la tendencia a acariciar a los perros que están en nuestras vidas, y de la misma manera, los perros demuestran afecto devuelta. El principal problema de tener a un perro generado a computadora es que los actores hacen su trabajo como si el perro estuviese frente a ellos pero a lo mucho lo que hay es una estatua verde o azul. Este perro inexistente no puede demostrar afecto, por tanto, los humanos no pueden actuar como si lo estuviesen recibiendo.

Ahora, tú también quieres saber por qué la película esta se llama “The Call of the Wild”, que es como si alguna naturaleza salvaje estuviese llamando a John Thornton y Buck para esta aventura. Pues no, lo que sucede es que al estar tan lejos de la civilización, Buck se vuelve más amigable con animales salvajes, específicamente unos lobitos. Esta paz que Buck encuentra tiene que ser su llamado. Su llamado salvaje.

¿Por qué vi esta película? Quizás necesitaba perder el tiempo con algo ligero y sin preocupaciones. Y así fue, The Call of the Wild es ligera y sin preocupaciones, y una película que nadie en su sano juicio debería de ver.