Reviews con sabor a pollo

Code 8 (2019)

Code 8: Renegados

Code 8 (2019)
Publicado en Review por - Sep 29, 2021
Ver Trailer

Code 8 es el nombre que le pones a una película cuando no sabes qué título ponerle y cuando está terminada es que le pones cualquier cosa relacionada a la película y eso es suficiente. Quizás si es suficientemente creativa o hay algo significativo los amables televidentes entenderán lo que le estás intentando vender. Por ejemplo, District 9 (2009) es un ejemplo de película en la que el título funciona, Code 8 es un ejemplo de película que no.

En los créditos iniciales meten un montón de vainas y yo apenas entendí de lo que estaban hablando. El resumen básicamente es: hay gente con poderes, automatización hizo que gente con poderes perdiera su empleo, nadie quiere contratar a gente con poderes, el “líquido de la columna vertebral” se usa para fabricar una droga, y hay unos robots asesinos que usa la policía. Esto último es lo más extraño pero si tienen el presupuesto para hacerlo, pues que lo hagan.

Si fuera una película más interesante o si le dedicaran más tiempo a desarrollar los temas, quizás podría decir que Code 8 se trata de una crítica al sistema de salud de los EE.UU. en el que prácticamente cualquier enfermo cae en deudas que nunca podrá pagar, y que la discriminación contra un grupo de personas hace que dicho grupo viva en la pobreza, acentuando la desigualdad económica. Como no es el caso, Code 8 se trata de gente con poderes y los policías que intentan detenerlos.

Connor (Robbie Amell) es un pana que no puede conseguir empleo, sea por falta de educación o por sus poderes, así que hace todo lo que un muchacho honrado haría. Busca trabajo donde no hay ningún beneficio y pagan en efectivo debajo de la mesa: Construcción. Su madre, Mary (Kari Matchett), lo crió para que nunca demuestre que tiene poderes, así puede socializar más con el resto de la sociedad sin levantar sospechas. El único inconveniente es que Mary se está muriendo y no tienen dinero para pagar un tratamiento. ¿Y qué hace un muchacho honrado cuando la vida lo usa para limpiarse el trasero?

Garrett (Stephen Amell) tiene sus secuaces Freddie (Vlad Alexis) y Maddy (Laysla De Oliveira), y solamente necesitan a un “electricista” para cometer sus fechorías. Dichas fechorías se hacen con la finalidad de pagar las facturas del jefe, Marcus Sutcliffe (Greg Bryk). ¿Tú ves hacia dónde van con esto? Entonces hay dos policías, que prácticamente son los únicos de la unidad antinarcóticos, Park (Sung Kang) y Davis (Aaron Abrams), y están buscando atrapar a Marcus Sutcliffe, uno de los mayores fabricantes de la droga que usa el líquido ese de la gente con poderes. Así que los caminos de Connor y los policías van a coincidir.

Quizás porque la película es un tanto corta es la razón por la que no desarrollan los otros temas importantes, como el hecho de que el oficial Park tiene una hija, y que una jeva llamada Nia (Kyla Kane), quien prácticamente está de adorno, tiene a un padre en la cárcel. Quizás querían hacer algo con esto, desarrollar más a los personajes, pero como que no les salió. Todo lo demás es vamos a cometer un crimen, luego otro crimen más grande, Marcus se enoja a pesar de no dar un palo, pero no impide que quieran cometer aún más crímenes. Y de paso hay varios policías robóticos que no preguntan antes de disparar. También hay unos drones que además de servir de vigilancia, también lanzan a dos de estos policías robóticos.

Como Connor tiene poderes eléctricos, yo no podía de dejar de compararlo con Cole en el juego Infamous. Garrett usa telequinesia, Freddie es fuerte, Maddy quema vainas con las manos, Marcus puede leer mentes, y Sia es el peor caso de curandera jamás habido. ¿Por qué no hay más criminales con poderes? Se los está llevando el diablo porque nadie les quiere dar empleo, y la respuesta es desplegar robots para matarlos si se roban un salami. Yo creería que habría muchos criminales y policías con poderes, algo así como Bright (2017).

Para concluir, Code 8 es el tipo de película te pones a ver cuando no hay nada más importante que hacer como quitarle los chicles pegados en la parte de abajo de las butacas de las escuelas. Si la enfocan en los problemas sociales pues creo que funcionaría mejor. ¿Y de dónde viene el título? Es algo que los policías dicen en la radio cuando están siendo atacados por gente con poderes.