Reviews con sabor a pollo

The Secret Life of Pets 2 (2019)

La vida secreta de tus mascotas 2

The Secret Life of Pets 2 (2019)
Publicado en Review por - Aug 27, 2021
Ver Trailer

Honestamente, no me acuerdo casi nada de The Secret Life of Pets (2016), y no es que voy a leer lo que escribí anteriormente para acordarme, no es que sea de vital importancia. Lo que sí recuerdo es que Louis C.K. estaba en el reparto original, y por un escándalo no lo han incluido en la secuela. Así que si estás en la misma situación que yo, pues debes saber que no tienes que malgastar el tiempo volviendo a ver la primera película para entender The Secret Life of Pets 2.

Max (Patton Oswalt) es un perrito que vive con un perrazo llamado Duke (Eric Stonestreet)–este es el punto de la primera película–y ahora en la secuela se trata de que la dueña de ambos se casa con–alguien cuyo nombre no recuerdo–y tienen un bebé. A medida que el bebé crece, pasa por el mismo proceso de los padres que es dejar de dormir y estar estresado todo el tiempo a estar preocupado todo el tiempo porque el mundo se ve más peligroso que antes. Esto hace que Max empiece a rascarse el cuello constantemente, como si se tratara de alguna subtrama importante.

En otro de los apartamentos del mismo edificio está el conejito violento Snowball (Kevin Hart) cuya dueña lo disfraza de superhéroe para jugar. El rumor de un superhéroe que ayuda a los animales llega a los oídos de la perrita Daisy (Tiffany Haddish), quien requerirá de su ayuda para liberar a un tigre blanco en cautiverio. Entonces esta es otra de las subtramas.

Finalmente, dado que Max y Duke se van con sus humanos a una granja, Max le pide a Gidget (Jenny Slate) que le cuide su juguete favorito, que es una abeja. Simplemente lo podía dejar en el apartamento y no pasaba nada, pero no. El caso es que dicho juguete se cae en el apartamento de una doñita que tiene mil gatos, y Gidget necesitará la ayuda de la gata Chloe (Lake Bell) para poder recuperar al juguete. Y esta es la última subtrama. Recuerdo que a Chloe se le veía el círculo rosado, y parece que tanta gente se dio cuenta que le pidieron a Illumination que no lo incluyera, y hasta Cats (2019), dejó de incluir los círculos rosados.

La principal diferencia con la primera película es que tiene tantas subtramas que al final van a tener que mezclar de una u otra manera. La otra diferencia importante es que a pesar de tener a casi los mismos personajes, algunos casi ni se usan o dicen nada. En cambio, lo que hacen es introducir personajes nuevos aunque sea de manera temporal, como el perro pastor Rooster (Harrison Ford) que vive en la granja del tío del esposo de la jeva (honestamente no me sé ninguno de los nombres de los humanos), y Daisy para rescatar al tigre blanco Ho.

Y no sé sobre qué más abundar porque si te gustó la primera, la secuela va por la misma línea. En la última media hora es que todas las subtramas se combinan de alguna manera porque la idea es liberar/rescatar al tigre blanco sólo porque sí. Si hay un circo de un tal Sergei (Nick Kroll) que lo tiene en cautiverio para hacer trucos, entonces éste pana es el villano a pesar de que a lo mucho tiene como 5 líneas en la película entera. ¿Y qué van a hacer con el tigre blanco una vez lo liberen? Como que no pensaron en eso, ni los animales, ni el guionista, ni los directores. Esta división en subtramas no la hace más divertida.

Para concluir, The Secret Life of Pets 2 es ligeramente menos divertida que la película anterior, y ahora está la responsabilidad de un perrito cuidar de un niño adulto, pero no es algo que exploran sino que prefieren irse por el ángulo de que el perrito padece de ansiedad y hay que ayudarlo de alguna manera.