Reviews con sabor a pollo

Point Blank (2019)

A quemarropa

Point Blank (2019)
Publicado en Review por - Jun 09, 2021
Ver Trailer

Point Blank es un ejemplo de cómo copiar un película ya existente, llevarla a Gringolandia, y complicar la trama innecesariamente como si los criminales fueran extremandamente estúpidos. Point Blank es un remake gringo de la película francesa del mismo nombre del 2010, la cual yo no he visto, pero puedo asumir que es mejor que esta versión. Yo dudo mucho que si estuviese verdaderamente ambientada en EE.UU., el personaje de Anthony Mackie hubiera salido con vida al final.

La película empieza con un tiroteo sin contexto en el que Abe (Frank Grillo) está huyendo por su vida y su hermano Mateo (Christian Cooke) es el que maneja. Las cosas no salen como deben y a Abe lo atropellan y hay que llevarlo al hospital. ¿Por qué Mateo estaba tan lejos de su hermano? Porque no habría trama. El caso es que la razón por la que este tiroteo no tiene contexto es para explicarlo más adelante, y uno tiene que mostrar cara de asombro o algo en lugar de mirar al techo y decir “no jodas, no me lo hubiese imaginado”.

Paul (Anthony Mackie) es un enfermero en el hospital al que llevan a Abe para tratar sus heridas, y lo llaman para que cubra un turno, justo cuando estaba añoñando a su esposa Taryn (Teyonah Parris), quien está muy embarazada. Enfermero, esposa embarazada, y por lo regular estas películas terminan con el protagonista ejerciendo su profesión al estilo Fire with Fire (2012). No me imagino lo que va a pasar. El caso es que mientras Paul está haciendo su trabajo, Mateo le patea el trasero, se roba unas cuestiones sin importancia, y más adelante va a su casa para volverle a patear el trasero y raptar a su esposa, con la condición de devolverla si Paul saca a Abe del hospital.

¿Y qué puede hacer Paul? ¿Cooperar con la policía que está intentando dar con Mateo y arriesgar perder a su esposa? Claro que no, así que hace lo que hace después de aplicar la solución gringa de inyectarle un viaje de vainas. Gente normal estaría muy hinchada y no podría caminar del dolor, pero las inyecciones ayudan a que Abe no sienta nada. Como todo tiene que complicarse innecesariamente, y en lugar de ser “quédate quieto que vamos a pasar adonde estés”, tienen que dar muchas vueltas y para no encontrarse. Hasta hay una oportunidad en la que Taryn huye, y evidentemente ni Abe ni Mateo necesitan de los rehenes, pero aún así tienen que arrastrarlos al lío.

Los oficiales/detectives/loquesea Masterson (Boris McGiver) y Lewis (Marcia Gay Harden) están asignados al caso, y entonces tenemos más contexto. No solamente se trata de un tiroteo, es que mataron a un pana de la fiscalía y hay una serie de evidencias de policías corruptos. Esto es lo que necesitábamos, policías persiguiendo a ladrones que quieren desemascarar a policías corruptos. Honestamente, no están haciendo que me interese en la trama.

Cuando introducen a Big D (Markice Moore), el criminal al que Abe y Mateo le deben muchos cuartos, es que la película cambia de tono y se vuelve un relajo. Entonces no sé si se trata de una parodia o una comedia, o es que cambiaron de director. Independientemente de la razón, cuando aparece Big D es que la película de veras se vuelve entretenida.

Para concluir, Point Blank no es una película que yo quisiera volver a ver a menos que se trate de la última media hora (más o menos), que es cuando introducen a Big D, todo lo demás puede ser resumido en 5 minutos y así no tengo necesidad de verlo. Así el resultado final terminaría en aproximadamente media hora y nadie sufriría por esto. Si piensas en el final, lo único que puedo decir es que de ninguna manera Paul hubiese salido con vida de ahí en la vida real. Por eso es una película.