Reviews con sabor a pollo

Hotel Artemis (2018)

Hotel Artemis (2018)
Publicado en Review por - Jan 29, 2021
Ver Trailer

Hotel Artemis es una de esas películas que puedo ver varias veces porque sé que la voy a olvidar y en ningún momento me voy a quejar de que estoy perdiendo mi tiempo. ¿Estoy en un hotel y es la película que estoy viendo antes de dormir? Bien. ¿Estoy cocinando arroz y es la película que está para hacer ruido de fondo? Bien. ¿Estoy esperando que el tiempo pase y no tengo absolutamente nada que hacer mientras tanto? Bien. ¿Es la película que ponen en lo que espero que mi dentista me atienda? Bien también.

La película empieza con un robo de un banco llevado a cabo por un grupo de criminales incompetentes. De los cinco criminales, sólo me voy a aprender los nombres de Sherman (Sterling K. Brown) y su hermano Lev (Brian Tyree Henry). Como las cosas salen mal, empezando porque tienen la necesidad de levantarse las máscaras para poder hablar, terminan heridos de bala y tienen que ir a nada más y nada menos que al lugar del título, el Hotel Artemis.

Hotel Artemis es parecido al Hotel Continental de John Wick (2014), en el sentido de que para allá es que van los criminales, pero en este caso es donde los criminales heridos van para atender heridas para evitar ser capturados por la policía. Ahora, pareciera que el hotel consiste de 12 pisos por el letrero de neón gigante que tiene el edificio, pero por lo visto solamente se trata del último piso–el penthouse–y sus cinco habitaciones. Tremendo detalle.

Quien administra el hotel y quien atiende a los criminales heridos es la enfermera Thomas (Jodie Foster), una amable viejita que es estricta con las reglas del establecimiento. Hay un póster con las 10 reglas, pero si apenas entendemos 3 de éstas, pues tenemos una película a partir de ahí.  El ayudante / seguridad / mantenimiento del lugar es Everest (Dave Bautista), y uno no quiere pasarse de listo con Everest.

El caso es que hay huelgas porque a alguien se le ocurrió la brillante idea de privatizar el agua al estilo Quantum of Solace (2008), así que la población está alborotada y la policía parece que también es parte de la misma corporación, así que es de suponer que los ciudadanos no son ciudadanos. Además de los hermanos roba bancos incompetentes, quienes tendrán nombres clave Waikiki y Honolulu, los demás huéspedes con Nice (Sofia Boutella), una asesina francesa, y Acapulco (Charlie Day), un traficante de armas.

Adicionalmente, la noche en el hotel se complica por las huelgas y porque el dueño del hotel, Wolf King (Jeff Goldblum), quiere ser atendido independientemente de que no hayan reservaciones para el lugar. Así que manda a su hijo Crosby (Zachary Quinto) para que vaya asegurando el perímetro. Mientras más personajes introducen, menos importancia tienen, como Morgan (Jenny Slate), quien realmente no sé qué es lo que hace ahí, pero si está herida y la buena enfermera intentará ayudarla. Es una noche muy complicada para el hotel.

La trama no es una a la que uno tenga que prestarle mucha atención porque mientras más lo piensa, menos sentido tiene. Lo mejor es aceptarla tal cual, sin esperar mucho y sin quejarse mucho porque no se trata de una John Wick. Si uno rompe las reglas, pues no parece que pase nada, nadie va a decir “excommunicado”, ni le van a revocar la membresía a nadie. ¿Entonces cuál es el punto de las reglas? El otro tema que se trata como si se fuera a acabar el mundo, es que los hermanos tienen algo que le pertenece a Wolf King, pero nadie ha dicho nada y nadie sabe nada, pero eso no impide que se estén cagando en los pantalones.

Para concluir, Hotel Artemis es una película que no ganará ningún premio y dudo que tendrá un culto en el futuro, pero que es suficientemente entretenida para no sentir que uno pierde su tiempo. Lo único que voy a agregar es que siento como si se ambientara en el retrofuturo del año 1999 (1976 + 23 años, que no tiene nada que ver con la fundación del hotel, pero es la excusa que tengo para decir 1999 aunque en otra ocasión digan 22 años).