Reviews con sabor a pollo

Alien Warfare (2019)

Alien Warfare (2019)
Publicado en Review por - May 06, 2020

No recuerdo la última vez que una película me hizo llorar. Alien Warfare me hizo llorar porque es tan mala que le debo una disculpa a todas las películas que he estado viendo últimamente, especialmente a Occupation (2018). Alien Warfare es lo que pasa cuando todos los involucrados trabajan de gratis o a cambio de maní con la esperanza de que la inversión de tiempo rinda frutos en un futuro.

Si le enseñaras a alguien cómo hacer una película basada solamente en la serie de juegos de Call of Duty, pues más o menos tendrías una idea de dónde es que sacan los diálogos, porque las cosas que dicen sólo pueden sacarlas de videojuegos sin tomar en cuenta el contexto en que los diálogos toman lugar dentro del mismo videojuego que están intentando recrear. Siguiendo la secuencia de juegos de CoD, uno esperaría que a estas alturas hubiesen lanzado CoD: Alien Warfare, no volver hacia atrás con una Modern Warfare Remastered. Me estoy desviando, pero lo que quiero decir es que CoD tiene mejores diálogos.

A los tres minutos de iniciada la película sabes si debes continuar o no, porque en caso de continuar, sólo habrá sufrimiento. El teniente Chris (David B. Meadows) tiene que armar su escuadrón de Navy SEALs en menos de 24 horas porque los Hombres de Negro tienen una misión: Ir a un laboratorio ultra secreto y recuperar un aparato ultra secreto, y no dicen más nada porque todo esto es ultra secreto, así que lo que queda es adivinar. El equipo consiste en su hermano Mike (Clayton Snyder), quien fue dado de baja y ahora lo están reintegrando; Jonesy (Daniel Washington), el médico militar; y Thorpe (Scott C. Roe), el que sabe de todo un poco incluyendo vainas sacadas del culo.

Los cuatro soldados llegan al laboratorio ultra secreto con sus casos de patinar donde encuentran a Isabella (Larissa Andrade), la única científica con vida, porque todos los demás se convirtieron en pequeñas montañas de ceniza. Aquí es donde ocurre el 95% de la película, y donde el libreto sale a relucir como un mojón al que le da el sol. De alguna manera, estos cinco personajes se lo están tomando todo muy en serio, como si la película esta no fuese un relajo. Lo grande del caso es que hay partes en que están supuestas a dar risa, pero lo único que logran es aumentar más mi horror antes el daño que le hacen a la humanidad.

Si la película tiene “Alien” en el título pues lo menos que se puede esperar es que salga por lo menos un extraterrestre a demostrar qué puede hacer con los simples humanos y sus armas de juguete. Pues tenemos a cuatro extraterrestres que no hacen nada, y cuya armadura se ve peor que la de los extraterrestres de Occupation. Éstas parece que fueron ensambladas usando abundante cinta adhesiva por dentro. La parte de “Warfare” en el título no tiene sentido porque estos extraterrestres hacen menos que los de Battleship (2012), así que no hay nada de guerra involucrada a pesar de que tres de ellos tienen unas armas que disparan rayos azules–que no hacen nada.

Alien Warfare es el proyecto escolar que no debe salir de las aulas de las escuelas de cine y no debe ser mencionada más allá del semestre en que fue concebida a menos que sea para burlarse de ella. Alien Warfare es lo que pasa cuando mi televisión tiene diarrea y decide cagarme encima durante hora y media. Alien Warfare empieza mal, termina mal, y hay vainas que no tienen el perdón de nadie en el medio, como un sánguche en el que el pan es mierda y el relleno es más mierda pero peor.