Reviews con sabor a pollo

Rise of the Planet of the Apes (2011)

El planeta de los simios: (R)Evolución

Rise of the Planet of the Apes (2011)
Publicado en Review por - Jul 16, 2014
Ver Trailer

Rise of the Planet of the Apes  es la película que debes ver si lo que deseas es sentir inspiración por los chimpancés y total desprecio por los humanos. Es que en esta película el personaje principal es un chimpancé llamado Caesar/César y los humanos sólo están de decoración o para hacer vainas muy estúpidas. En caso de que sucediera un apocalipsis en el que sólo sobrevivieran los simios, habría que celebrar el hecho de que la estupidez también fuera eliminada. En serio, a este habrá un apocalisis en el que sólo sobrevivirán los simios, y el resto de la humanidad hará algo increíblemente estúpido y dejarán de existir.

La película empieza con la trata de chimpancés para estudios farmacéuticos en los que un tal Will Rodman (James Franco) prueba una medicina milagrosa que podría curar el Alzheimer, llamada casualmente ALZ-112. Dicha medicina ha sido capaz de dotar de inteligencia avanzada a una chimpancé embarazada que sólo identifican como “Bright Eyes”, porque uno de los efectos secundarios es ponerle los ojos verdes a los simios. Si te estás preguntando si dicha chimpancé padecía de Alzheimer antes de los pruebas de laboratorio, entonces tienes más oportunidades de ser un científico farmacéutico (o lo que fuere) que Will Rodman. Si también te estás preguntando cómo es que los tarados estos no sabían que la chimpancé estaba embarazada o qué diablos hacían probando con ella, pues luego del apocalipsis tienes oportunidades de convertirte en la mascota de uno de los simios superinteligentes. Los escritores de esta película no van a sobrevivir. Me aseguraré de ello.

El caso es que Will está ansioso por probar su medicamento ALZ-112 en humanos, ya que su padre Charles (John Lithgow), padece de dicho mal y esta podría ser la cura que cambiará al mundo. Sólo que luego de un incidente con la chimpancé anteriormente mencionada en el que un guardia de seguridad termina su contrato laboral, los ejecutivos de la empresa farmacéutica no consideran que puedan hacerse de dinero con esa vaina. Así todo el trabajo del ALZ-112 se cancela y todos los chimpancés con los que han experimentado se pueden ir al infierno. Bueno, pues el único chimpancé que sobrevive es un bebé generado a computadora que James Franco se lleva a su casa para cuidarlo por unos días. Y tres años más adelante es que nos enteramos de que el bebé este no es un chimpancé cualquiera, es Andy Serkis “interpretando” a un simio llamado Caesar.

¿Cómo no te puede agradar este animalito?

¿Cómo no te puede agradar este animalito?

En este momento es que nos dan a un Caesar juguetón y con una inteligencia que supera a cualquier niño humano de su edad. De esta forma puedo decir que me agrada Caesar el chiquito, no sólo por bonito, sino también porque James Franco parece una tabla carente de emociones y con la misma cara en todas las escenas, mientras que John Lithgow sólo esperaba un cheque para abandonar la película lo más pronto posible. Por alguna razón, luego de tres años desde que se canceló el proyecto del ALZ-112, todavía hay una gran cantidad del medicamento en el laboratorio donde trabaja Will. Will, si tenías que empezar de nuevo desde cero, entonces hubiera sido mejor empezar con otro nombre. En fin, Will le inyecta la vaina a su padre con la finalidad de curarle su Alzheimer, y funciona.

Una de la subtramas a la que no le dan importancia pero que es la más importante para que haya una secuela, es la de la extinción humana. Si la cura milagrosa para el Alzheimer deja de funcionarle al papá de Will, ¿cuál es la solución? ¡Crear e inyectarle un medicamento más fuerte y menos probado, por supuesto! Esto está muy lejos de sonar como una buena idea. Si uno de mis empleados estuviera expuesto a este nuevo medicamento, probablemente pasaría mucho tiempo en observación para estar seguros de que no corre peligro. Como en esta película nadie tiene importancia, pues puede irse a su casa y volver a trabajar cuando se sienta mejor pues, después de todo, ¿qué podría salir mal? ¿Morir? ¡Absurdo!

Las múltiples facetas de James Franco. Prácticamente no cambia su expresión,

Las múltiples facetas de James Franco. Prácticamente no cambia su expresión,

Gracias a Caesar, Will conoce a una tal Caroline (Freida Pinto), quien es el amor de su vida porque también es una mujer inexpresiva y carente de emociones que sólo está como decoración en la película. No veo cuál es el punto de este personaje en el filme, porque si es para decirle a Will que experimentar en animales está mal, debió haberlo hecho cuando se estaban conociendo, no luego de cinco años de noviazgo/matrimonio cuando Caesar empieza a cuestionar su existencia. Sí, ahora se trata de un Caesar adulto que no es nada adorable y que nos recuerda que los chimpancés son peligrosos. Caesar es capaz de entender completamente a James Franco, pero cuando él más necesita de una explicación, el personaje de James Franco habla muy poco. Por ejemplo : “Yo soy tu padre, trabajo para este laboratorio, tu madre está muerta. No te preocupes por las razones por las que estarás cautivo, voy a volver, así que no pongas esa cara de abandono”. Y pensar que Caesar hubiera sido “mejor persona” si a temprana edad hubiera visto a otros chimpancés en Animal Planet. Lo digo porque su primera interacción con otros simios lo lleva a poner cara de “mira a esta gente tan incivilizada”.

Excepto por Vladimir Putin, quien se ve sofisticado comparado con los demás.

Excepto por Vladimir Putin, quien se ve sofisticado comparado con los demás.

A pesar de ser una película del 2011, los efectos visuales no son lo suficientemente buenos como para hacerme creer que realmente hay un chimpancé en pantalla. Se nota que está generado a computadora. Sin embargo, esto no me saca de la ilusión que vende la película, que es la de un chimpancé comportándose muy parecido a un humano. Caesar (Andy Serkis) es capaz de expresar emociones, como alegría, confusión, decepción, tristeza, y determinación. Entiendo que este señor sea el centro de atención de la película (ese es el punto), pero entonces los humanos quedan como entidades unidimensionales carentes de personalidad que no aportan a la trama, salvo para empeorar la situación para ellos mismos. Dodge Landon (Tom Felton) es alguien que maltrata a los simios porque puede, y su existencia en el filme es sólo para hacernos sentir bien de que los simios van a conquistar el planeta.

No hay simios malignos. Este sólo se parece al diablo.

No hay simios malignos. Este sólo se parece al diablo.

El último tercio de la película es donde considero que se les fue la mano forzando escenas de acción sin sentido. Digamos por un momento que comprendo que los simios se vuelven superinteligentes en menos de 24 horas de haberse fumado el medicamento ALZ-113, pero entonces liberan simios de zoológico y éstos no parecen tener ningún problema imitando a sus colegas superinteligentes. Entiendo que los simios usen las estructuras humanas sirvan de parque de recreación para los simios, y por eso los humanos no podamos combatirlos físicamente, pero montar un caballo para detenerlos es lo más estúpido que a alguien se le pueda ocurrir, especialmente cuando hay gorilas sueltos. Aparentemente, ver a los simios actuar de manera inteligente hizo que a la policía se les olvidara usar sus armas de fuego o elaborar una estrategia para detenerlos. Los simios tienen que ganar, pero cuando se enfrentan a humanos tan incompetentes, es como si se tratara de robarle dulces a los niños sólo porque no pueden defenderse.

Probablemente estés pensando que esta fue una muy mala idea.

Probablemente estés pensando que esta fue una muy mala idea.

Conclusión

No es que me haya gustado esta Rise of the Planet of the Apes, pero me entretienen las partes en las que Caesar tiene que interactuar con el mundo que le rodea. Esto es hasta que se vuelve violento y amargado porque parece que no había otra forma de avanzar la película. Los roles humanos son malos y me desagradan en su mayoría, por lo que es evidente que todos vamos a morir de una enfermedad que nadie se molestó en estudiar.

No queremos estar en esta película, nos vamos a Marte.

No queremos estar en esta película, nos vamos a Marte.