Reviews con sabor a pollo

The Great Beauty (2013)

La gran belleza

The Great Beauty (2013)
Publicado en Review por - Jun 04, 2014
Ver Trailer

Lo primero que me vino a la mente al empezar a ver “La grande bellezza” o el título en inglés, “The Great Beauty“, fue “¡la cebolla! esto se ve asombroso”. Y es que el director de fotografía, Luca Bigazzi, hace que una película que contenga el título de “belleza” realmente tenga belleza y se vea magistralmente artística. Mientras que no habré entendido muy bien de qué iba la trama por los cortes que hay entre una escena y otra, es imposible no prestarle atención a las palabras de su protagonista, Jep Gambardella, interpretado formidablemente por Toni Servillo. Cada aspecto del filme me parece una experiencia exquisita única.

Tiene que ser el protagonista porque está en el centro.

Tiene que ser el protagonista porque está en el centro.

Cuando empieza la película, no sé de qué va hasta que nos introducen a Jep Gambardella (Toni Servillo) celebrando su cumpleaños número 65 en algún lujoso apartamento con una infinidad de gente. A sus 65 años es que se da cuenta que quizás hay algo más en la vida que esta vida de excesos y lujos, o que quizás no hay más nada. Hace 40 años, Jep escribió su única novela y obra maestra “El aparato humano”, y a partir de entonces la fama ha sido cosa fácil en Roma. Es como si Jay Gatsby viviera su mundo sin fantasear sobre el faro verde al final del muelle. Así, un tema recurrente para Jep en la película entera es ¿cuándo va a escribir otro libro?

Y la respuesta a esta pregunta no viene fácil ni al espectador ni al mismo Jep, quien usa como excusa su escandalosa y trivial vida para no hacer nada más. Sin embargo, Jep no está solo, sino que siempre tiene a su grupo de esnobs que ignoran ciertos aspectos de sus vidas según les convenga. Jep no es un tipo que escuche mucho, sino que habla constantemente de su punto de vista, lo cual a veces puede ser cruel, cómico, o inspirador. De todas maneras, la búsqueda de las razones (o la respuesta) de dicha pregunta nos lleva a toda una aventura para conocer los paisajes de Roma, los monumentos, la arquitectura, la vida nocturna, las esculturas, y los artistas locales que parecen charlatanes mendigando por dinero. A este paso, el director Paolo Sorrentino bien podría hacer los videos turísticos de las agencias de viajes.

¿Tú ves lo que yo veo? ¿Yo ve lo que tú ves? Algo hermoso, sin duda.

¿Tú ves lo que yo veo? ¿Yo ve lo que tú ves? Algo hermoso, sin duda.

La realidad es que todos envejecemos, y luego de enterarse de la muerte de la amada que lo dejó hace 35 años, Jep, unos días después de haber cumplido 65, se da cuenta que no hará algo que no quiera hacer. ¿Y qué es lo que quiere hacer entonces? Pues escribir su segundo libro no está en sus planes, por lo que se encuentra con la seductora Ramona (Sabrina Ferilli), quien nos ayuda a saber un poco más del misterioso pasado de Jep. Él mismo no sabe porqué no ha escrito otro libro además de “El aparato humano”, entre todas sus excusas dirá que no ha encontrado “la gran belleza”, pero la clave más importante se la dará una monjita de 104 años. La verdadera esencia de la vida está oculta bajo ese manto superficial de la vanidad.

The Great Beauty nos enseña la hipocresía de la gente, sus defectos, y cómo deciden concentrarse en otros temas que no afecten sus estilos de vida (como cierto cardenal que se la pasa hablando de cocina). El director nos lleva junto a Jep en esta búsqueda de la belleza, en donde cada rincón es arte, y cada aspecto del filme afecta de una u otra manera al protagonista. En cada escena hay música de fondo, ya sea Jep caminando por las calles de Roma o en la fiesta más ruidosa, y sólo puedo decir que esa selección es fantástica.

Por supuesto que hay comedia.

Por supuesto que hay comedia.

Conclusión

The Great Beauty” o “La grande bellezza” es un filme artístico sobre la belleza de Roma, y un hombre que ya no encuentra fascinación en nada de eso. Este es un buen ejemplo de ejercicio cinematográfico en que se presta atención a cada detalle como los vestuarios, la fotografía, el libreto, el protagonista, y la música de fondo.

¿Qué diablos? ¡Exacto!

¿Qué diablos? ¡Exacto!