Reviews con sabor a pollo

Blue Is the Warmest Color (2013)

La vie d'Adèle - Chapitres 1 et 2

Blue Is the Warmest Color (2013)
Publicado en Review por - Jun 02, 2014
Ver Trailer

Si no te han contado nada de “Blue Is the Warmest Color“, al mirar el póster probablemente te vas haciendo una idea de lo que trata. El problema con eso es que estás equivocado porque apenas es una pequeña parte de lo que trata el filme. Basándose en la historieta del mismo nombre, cuyo título original es “Le bleu est une couleur chaude“, de Julie Maroh, la película nos cuenta la vida de Adèle en sus últimos años de bachiller y su vida por delante cuando descubre que su atracción hacia los chicos no es tan fuerte como sus amigas esperan. De nuevo, dije que esto es una pequeña parte del filme.

La película trata de varios temas, uno de ellos es crecer, llegar a la edad en que muchos empezarán a tratarte como adulto aunque nadie sabe realmente cómo actuar como un adulto. Así la película empieza enseñándonos a Adèle (Adèle Exarchopoulos) como una jeva común y corriente en alguna ciudad de Francia. No hay nada espectacular acerca de su vida. Nada. Adèle está en el penúltimo año de secundaria, y sus amigas les chismosean que cierto jevito  está interesado en ella, por lo que debería de “darle pa’llá”. Uno de los atractivos de esta película es que ciertamente el director Abdellatif Kechiche sabe retratar lo común y cotidiano, en lugar de verse como si estas chicas estuvieran actuando.

La cara de la desilusión.

La cara de la desilusión.

Bueno, pues debido al título en inglés (y el título original de la historieta) estuve particularmente enfocado en buscar el color azul en la vida de Adèle. No habré entendido nada, pero a lo largo de la película hay tres personas que visten azul y cada una tiene cierta influencia sobre la chamaca esta. No voy a contar nada de esto, porque creo que estaría revelando demasiado, y al menos una de estas personas se puede ver en el póster. El otro punto que quiero presentar es el de las clases de filosofía o literatura de la escuela. Realmente estoy confundido con la materia. Por alguna razón relaciono el tema que tratan en estas clases con ciertos momentos de la película, el primero siendo “sentir que a tu corazón le falta algo”, y mientras que no me es posible explicarlo, creo que la siguiente imagen hace un mejor trabajo.

Sólo se trata de un cruce de miradas y nada más, ¿o no?

Sólo se trata de un cruce de miradas y nada más, ¿o no?

Pues bien, luego de que Adèle tiene un encuentro decepcionante con el jevito anteriormente mencionado, se abre el paso para descubrir su verdadera naturaleza. Este es el momento para echarle otro vistazo al póster. La primera dama de uñas azules le da su primer beso lésbico y a partir de entonces le da un poco más de curiosidad de explorar opciones en cuanto a lo que le hace falta a su vida. Para ponerlo en las palabras de un homosexual que estaba en un bar gay que visitó casualmente: “El amor no tiene género. Toma a quien te quiera. Lo que sea que te haga feliz.” Casualmente, y de igual manera, conoce a la segunda dama de azul, casi a los 45 minutos de película, aquella que se convertirá en su primer amor, y quien aparece en el póster.

Emma (Léa Seydoux) es una estudiante de arte, por lo que entiendo es un poco mayor que Adèle, y le enseñará pacientemente a comer ostras. De ambos tipos. Hay un contraste entre ambas chicas, una siendo mayor que la otra, una aceptando y expresando quien es, mientras que la otra lo oculta. Entonces el filme también trata de aceptación, de encontrarse a sí misma, y de sentir que pertenece a una comunidad que no la juzga. El único inconveniente que veo con esto es que tomaron atajos en cuanto la preferncia sexual de Adèle. Por ejemplo, las amigas de Adèle no les agrada la idea de que ella sea lesbiana, y cualquier señal de ello se convierte en un ataque verbal. El otro caso es que cuando Adèle presenta a Emma a sus padres, la tratan si fuera sólo una amiga. La película se extiende por 3 horas, y hay mucho tiempo desde que Adèle termina la secundaria como para uno preguntarse ¿qué pasó con las amigas y con los padres? Seguro que no fue nada bueno.

Arcoiris por todos lados.

Arcoiris por todos lados.

La otra lección de filosofía (o literatura) que encuentro particularmente fascinante es la de “la tragedia es inevitable”. Quizás estoy sobreanalizando la película, pero es esa frase la que asocio a lo que pasará con Adèle y Emma. No me refiero a algo como un suicidio doble, sino más bien a la ruptura de su relación. Parte del contraste entre estas dos féminas es la madurez con que enfrentan la vida. Emma exhorta a Adèle a que haga algo además de cocinar y dedicarse a cuidar niños, mientras que ésta otra sólo se muestra muy apegada a Emma. Y así, como si se tratara de cualquier relación humana (porque el hecho de que sean dos mujeres no tiene nada que ver), llega la tragedia y las cicatrices que quedan son indicio de nuestra humanidad. El filme también trata de las relaciones amorosas entre dos personas, los celos, los cuernos, la ira, el engaño.

Con casi 3 horas de duración,  “Blue Is the Warmest Color” trata más que nada de la humanidad, siendo el vehículo usado para ello dos mujeres que se quieren. Algunos tendrán problemas con esto, siendo este un país muy conservador, y ese precisamente uno de los temas que toca la película, el rechazo de las personas que una vez fueron amigas de Adèle al enterarse de su preferencia sexual. Las actuaciones de Seydoux y Exarchopoulos son perfectas. No queda de más el trabajo del director, quien ha dedicado horas y horas intentando perfeccionar la pieza, sólo para que un escritor de un blog con un pollo en el logo escriba que debió incluir una escena en que los padres de Adèle tienen una discusión con ésta, y que se le fue la mano en “esas” escenas. Según lo que he aprendido en interné, dos mujeres no se van tan a lo salvaje como muestra la película. He dicho.

Conclusión

Blue Is the Warmest Color” se destaca por las brillantes actuaciones de sus protagonistas, y trata un tema que estoy seguro que a muchos no les agradará. Se desarrolla lentamente, y lo que más sobresale del filme es la presentación de lo normal, casi como si se tratara de un documental de –precisamente– la vida de Adèle. No he leído la historieta de Julie Maroh, pero como el título original de este largometraje dice “Capítulos 1 y 2”, pues me parece que valdrá la pena esperar a que Abdellatif Kechiche siga haciendo su trabajo.

La tercera dama de azul es Adèle.

La tercera dama de azul es Adèle.