Reviews con sabor a pollo

Oldboy (2003)

Oldboy (2003)
Publicado en Review por - May 12, 2014

Hace casi una década vi por primera vez Oldboy, título coreano que ha tenido buena acogida en el público en general, y que es muy difícil encontrar a alguien que diga que es un disparate. Se ha presentado la oportunidad de que la vea nuevamente y, luego de tanto tiempo, me sorprende lo simple que es. En los primeros 15 minutos de la película nos muestran todo lo que necesitamos saber para mostrar algún tipo de simpatía por el protagonista, pero si no te agrada, no es tu culpa, es la forma en que este señor fue encarnado porque no necesariamente tiene que importarnos.

Cuando la vida te da limones...

Cuando la vida te da limones…

En estos 15 minutos es que nos dan el gran misterio a resolver, esa pregunta que nos perseguirá durante el resto de la película y que, sin lugar a dudas, es la pregunta equivocada. Tenemos a Oh Dae-su (Min-sik Choi), quien está detenido en una estación de policía por estar muy pasado de tragos, y al hacer el ridículo frente a los policías, termina encadenado y faltando al cumpleaños de su hija. Su amigo Joo-hwan (Dae-han Ji) tiene que sacarlo y llevárselo a casa, pero por casualidad del destino, y un poco de descuido, el pobre de Oh Dae-su jamás será encontrado.

Oh Dae-su es encerrado en alguna prisión privada por unos 15 años, aislado de todo contacto humano. En las noches lo duermen con un gas para limpiar la habitación o cortarle el cabello. Recibe sus comidas por una escotilla en la puerta, la televisión es su única amiga, y además de golpear a la pared, su pasatiempo es escribir sus memorias en una serie de cuadernos que no sabremos si tendrán algún valor en el futuro. Todo el mundo está en de acuerdo en que en esta situación, cualquiera se suicidaría, pero esto no significa que no lo haya intentado, lamentablemente sus captores quieren mantenerlo con vida. Por supuesto, el total aislamiento no es suficiente, pues una forma de torturarlo es convirtiéndolo en el principal sospechoso del asesinato de su esposa (ese equipo de limpieza sabía lo que hacía). Y como dije anteriormente, todo esto en los primeros 15 minutos.

Bueno, esto es una alternativa a contar los años en los cuadernos.

Bueno, esto es una alternativa a contar los años en los cuadernos.

Por supuesto, luego de 15 años aislado del mundo, el contacto humano es algo deseado y motivo de ansiedad que cualquiera pensaría que Oh Dae-su es un loco descabellado (el peinado no le ayuda). Así este señor quiere recuperar parte del tiempo perdido, por lo que se da a la tarea de golpear a un montón de malcriados por un cigarrillo. Otra de las cosas que hace para sentirse vivo es comerse un pulpo, y no hay forma de describir esto sin que pierda el apetito. Lo importante de esto último es que conoce a una cocinera de sushi llamada Mido (Hye-jeong Kang) que se lo pone fácil al infeliz de Oh Dae-su, y hasta se lo lleva a su apartamento para… bueno, esto hay que verlo.

Se me quitó el hambre.

Se me quitó el hambre.

Oh Dae-su lo que que quiere es venganza a toda costa, no pierden el tiempo en explicaciones innecesarias, y pareciera como si tuvieran prisa en saltar de una escena a otra en busca del azaroso que lo encarceló por década y media. Una de las escenas más famosas, y quizás la más memorable, es la de la pelea con el martillo en un pasillo. Para los estándares de hoy, muchos dirán que es una pelea floja y carente de violencia a alta velocidad, pero yo no lo veo así. Se trata de una toma larga en la que casi por 3 minutos vemos a un hombre rabioso contra unos empleados que no actúan como mercenarios de hollywoodenses, sino que sienten miedo ante la ira de Oh Dae-su. Escenas como estas es lo que necesitamos más de Hollywood en las películas de acción, y no las cámaras inestables que están de moda.

El villano de esta película es verdaderamente un villano. No es un cualquiera que quiere embromar la paciencia porque sí. Tiene su propia razón, su único propósito en la vida, y ese es vengarse en exactamente 5 días. Venganza y más venganza es lo que tiene Oldboy, y a los fanáticos no sólo nos gusta las escenas de acción, sino que también la trama que intenta responder a la pregunta “¿Por qué?”. Y sí, todos (o la gran mayoría) nos hicimos la pregunta equivocada.

Conclusión

Oldboy  es una película que en este lado del planeta puede considerarse extraña e impactante, y eso es lo que la ha convertido en una película de culto. El resultado es interesante, y creo que el director logró lo que pretendía sin entrar en muchas explicaciones.

Esto le pasa a los que no les gusta mi peinado.

Esto le pasa a los que no les gusta mi peinado.