Reviews con sabor a pollo

I’m In Love With a Church Girl (2013)

Me enamoré de una chica cristiana

I’m In Love With a Church Girl (2013)
Publicado en Review por - Feb 14, 2014
Ver Trailer

¿Has pensado en alguna película que te haga creer que escuchar a alguien arañar una pizarra con las uñas es mejor alternativa que ver dicha película? Yo sí, y más cuando Uwe Boll es quien dirige. Este es el mismo caso de “I’m in Love With a Curch Girl“, que debe tener uno de los peores libretos en toda la historia del cine. Son dos horas predicanto la palabra de Dios a quien tenga suficiente valentía (o haya perdido la apuesta) de ir a verla. Sin lugar a dudas esto es una obra de Satanás.

¿Productor ejectuvivo: Dios? Entonces el guionista se cree profeta.

¿Productor ejectuvivo: Dios? Entonces el guionista se cree profeta.

Honestamente, el póster de esta película se ve horrible, y el trailer no le hace ningún favor. No hay absolutamente nada que me haya gustado de esta abominación, y el mensaje que intenta dar es muy obvio o puede interpretarse de otra manera. Por ejemplo: “Chica cristiana se enamora de un malandro apuesto y con mucho dinero, y lo convence de que puede ser mejor persona si se entrega a Cristo”. ¡¿EN SERIO?! Santos. Esto es como si dijeran que los hombres hacen cualquier cosa por las mujeres, y que nadie jamás puede entender cómo diablos es que las mujeres se enamoran de ciertos hombres que no aparentan ser buena influencia para ellas. Pensándolo mejor, esto es acertado.

Si te arrepientes, te puedes quedar con todo tu dinero.

Si te arrepientes, te puedes quedar con todo tu dinero.

Miles Montego (Jeff “Ja Rule” Atkins) era un narcotraficante que le sacó mucho provecho a sus negociaciones, y ahora a lo único que se dedica es a lavar su dinero del narco con negocios legítimos. En teoría, este señor está limpio porque se desligó completamente del narcotráfico y no hay evidencias que lo involucren, y si este es el mensaje que quieren darnos con este cuento “inspirada en una historia real”, estamos por muy mal camino. MUY MAL CAMINO. El caso es que mientras este señor iba manejando un día cualquiera, ve a un mujerón y decide caerle atrás (porque eso es lo que hacen los hombres cachondos), pero su persecusión no da frutos, ya que un policía lo detiene porque se fue en luz roja. Recuerden, niños, perseguir jevas es lo más importante en la vida.

¿Estás bronceada o es tu color natural?

¿Estás bronceada o es tu color natural?

Por supuesto que tiene que llegar el día en que conozca a dicho mujerón, y este momento ocurre cuando va a una fiesta que tiene su corredor de bolsa. La chica bonita es Vanessa (Adrienne Bailon), quien es una fiel creyente que va a misa todos los domingos y a las reuniones para estudiar la biblia. Lo que sigue no puede describirse con “aburrido” porque va mucho más allá, los diálogos parecen como si estuvieran vomitando en mis oídos de tan malo que es. DE HECHO, ESO ES PONERLO BONITO, PREFERIRÍA QUE UN RINOCERONTE ESTUVIESE VOMITÁNDOME EN LOS OÍDOS EN LUGAR DE ESCUCHAR LA BASURA QUE HABLA ESTA GENTE.

Tenemos la tarea de creer que este Miles Montego es bueno, y que sus amigos gangsters no son tan buenos, y que la insípida de Vanessa está dispuesta a hacerse de la vista gorda de estos detalles por amor. También hay que creer que los agentes de la DEA, interpretados por Stephen Baldwin y Martin Kove, son los malos porque quieren destruir todo lo que ha conseguido Miles, y no lo dejan tranquilo porque tiene un vehículo y una casa que consiguió de su narcotráfico.

Las ofrendas se fueron al Lamborghini Murciélago del pastor Galley.

Las ofrendas se fueron al Lamborghini Murciélago del pastor Galley.

Así las dos horas de esta abominación se convierten en diez agonizantes horas de diálogos sacados del trasero de un “fiel creyente” que piensa en hacerse de dinero engañando a la buena voluntad de los cristianos que cometan el error de ir a verla. Aparentemente, a Dios no le importa la forma en que te vistas, ni de dónde hayas sacado todo el dinero que tienes, ni que hayas matado a un sinnúmero de personas para adquirir dicha fortuna; Él te acepta tal cual sin necesidad de renunciar a tu fortuna ni estilo de vida, y sólo tienes que arrepentirte, rezar e ir a misa todos los Domingos.

Conclusión

La única conclusión a la que puedo llegar es que esto fue escrito y dirigido por la gracia divina de Satanás, porque no hay ninguna forma de que un cristiano pueda creer que esta blasfemia le está haciendo un favor a la Fe, sino todo lo contrario. Las actuaciones son pésimas. El sermón de dos horas no tiene ningún mensaje. Los diálogos son como agujas a los tímpanos. Si lo que quieres es ver algo relacionado a la Fe cristiana y que de paso la refuerce, pues tienes al actual Papa Francisco, a quien estoy seguro le saldrían úlceras si viera esta abominación.

Esta es la cara de alguien que lee Ezequiel 23:17-20.

Esta es la cara de alguien que lee Ezequiel 23:17-20.

P.D.: Luego de esto tendremos la vida de cómo Quirino Ernesto Paulino Castillo se arrepintió de sus pecados y encontró la dicha del Señor.