Reviews con sabor a pollo

Dallas Buyers Club (2013)

El Club de Los Desahuciados

Dallas Buyers Club (2013)
Publicado en Review por - Feb 19, 2014
Ver Trailer

Dallas Buyers Club  es una especie de biografía Ron Woodroof, electricista por profesión y vaquero por vocación, quien tuvo una vida muy descuidada y llena de placeres. Cuando a este señor le diagnostican que tiene VIH, su vida toma un giro de mal a peor. La película se ambienta en el 1985, cuando a los homosexuales se les culpaba el contagio del VIH/SIDA, y la razón principal para denigrar a quienes lo padecen, como el caso en la película Philadelphia (1993).

Debido a la forma en que fue escrito el libreto de The Counselor (2013), hay un diálogo filosófico acerca de la vida. En éste se filosefea acerca de cómo la muerte adquiere un nuevo valor frente al final inevitable, y que debemos aceptar las consecuencias de nuestros errores. Esto podemos aplicárselo a Ron Woodroof (Matthew McConaughey), a quien luego de demostrarnos una vida desordenada, le dignostican que tiene el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y de paso el Dr. Sevard (Denis O’Hare) le dice que le quedan 30 días para reorganizar su vida. Sea lo que sea que eso signifique, lo que hay que tener claro es que el Sr. Woodroof tiene un pie en la tumba.

La perfecta imagen de la salud.

La perfecta imagen de la salud.

¿Qué harías si un doctorcito básicamente te dice la fecha en que te vas a morir? ¿Cómo cambiaría tu mundo? Te lo dejo a tí, pero en el caso del Sr. Woodroof, no hay un final feliz. Sus “amigos” dejan de ser los amables homofóbicos de siempre, y el único medicamento que puede ayudarlo está en fase de prueba. Así el drama biográfico se concentra en cómo este señor intenta prolongar su vida buscando alternativas, independientemente de las recomendaciones médicas, y alejándose de los medicamentos aprobados por la Food and Drugs Administration (FDA). Matthew McConaughey es un esqueleto que hace un excelente trabajo interpretando a este vaquero y su lucha por vivir.

Aprovechándose de la enfermedad de miles de personas contagiadas por el virus (la mayoría siendo homosexuales), el Sr. Woodroof abre un club, el “Dallas Buyers Club”, donde los miembros recibirían todos los medicamentos y/o suplementos vitamínicos para tratar su condición por unos US$400 mensuales. Una cosa es buscar métodos alternativos para tratar su propia enfermedad, otra cosa es contrabandear medicamentos buscando hacerse de dinero. Al menos el Sr. Woodroof no va por ahí contagiando gente de VIH una vez está consciente de su enfermedad.

Algo raro es que un travesti sea tu cliente, y no al revés.

Algo raro es que un travesti sea tu cliente, y no al revés.

Quizás lo mejor del filme, y del personaje de McConaughey, es que éste aprende a echar su homofobia de lado y a aceptar a aquellos que se convirtieron en sus clientes. Una de estas personas, un travesti llamado Rayon (Jared Leto), se convierte en su mejor amigo y socio de negocios. Hoy en día lo correcto es referirse a Rayon como “ella”, pero quizás para ambientar mejor la época, en la película se refieren a Rayon como “él”.  Yo no voy a entrar en esas discusiones y simplemente me limitaré a decir que Jared Leto es excelente en este filme. Su personaje tiene la humanidad que carece Ron Woodroof.

Si sigues participando en estas películas, algún día te perdonaré por Elektra.

Si sigues participando en estas películas, algún día te perdonaré por Elektra.

La Dra. Eve Saks (Jennnifer Garner) empieza negada a los tratamientos curanderos de Woodroof, pero va cambiando de parecer porque los medicamentos parecen eliminar ciertos síntomas, y porque hay gente que está muriéndose sin una cura. Es posible que el comentario social de esta película pueda interpretarse como “las grandes compañías farmacéuticas sólo piensan en las ganancias a costa de los millones de personas que necesitan medicamentos, mientras que hay un sinnúmero de alternativas a sus medicinas que no están/son aprobadas”, pero yo prefiero no entrar en estos temas tan complejos.

Conclusión

Dallas Buyers Club  es una película lo suficientemente entretenida como para pasarme dos horas viendo a los demacrados Matthey McConaughey y Jared Leto en escena. La historia es simple, pero la complejidad de los personajes y el tema que trata es lo que hacen que valga la pena verla. Finalmente, me gustó el trabajo cinematográfico y, gracias al trabajo de edición, en par de ocasiones me salió una carcajada.

Me encanta ese póster del Lamborghini Aventador... Oh...

Me encanta ese póster del Lamborghini Aventador… Oh…