Reviews con sabor a pollo

Ghost in the Shell 2: Innocence (2004)

Ghost in the Shell 2: Innocence (2004)
Publicado en Review por - Dec 18, 2013
Ver Trailer

Innocence es la continuación de la Ghost in the Shell (GITS) de 1995. Como vimos en la película anterior, la mayor Motoko Kusanagi ya no cae estrictamente dentro del género humano, después de su fusión con la inteligencia artificial el “Titiritero”. Así que el protagonismo de esta segunda película cae sobre los hombros de sus ex-compañeros Batou y Togusa. Esta secuela también es dirigida por Mamoru Oshii y continúa un tiempo después del caso del titiritero. La desaparición de la mayor y su persecución por parte del gobierno le ha dejado a Batou una especie de melancolía.

Si ya leyeron mi reseña de GITS 1995 seguro que notaron mi fascinación por esta franquicia que es lo que me llevó a buscar esta secuela. Tengo que decir que aunque viendo ambas películas se puede establecer un paralelo muy claro entre ellas, escenas parecidas, la banda sonora, las dos son completamente diferentes en sus ideas. La primera diferencia que se ve es la mejora de la calidad en la imágenes de Innocence. Esta vez tenemos dibujos mejores, más detallados y muchas más imágenes generadas por computadoras al punto de que casi toman el control de la película completa; aunque los dibujos tradicionales en dos dimensiones (también con un poco de maquillaje digital) todavía tienen una buena parte de la acción.

Batou con su cara de siempre.

Batou con su cara de siempre.

Pero hay también un par de cambios más profundos, los temas filosóficos que abordan sufren un ligero cambio, ya no es sólo la posibilidad de la vida artificial y el significado de nuestra vida ante esta posibilidad, también está presente el punto de vista de los humanos tratando de ser creadores. En Innocence estos temas se abordan de una forma diferente, pues en esta ocasión disponemos de una batería de filósofos y pensadores que participan mediante sus frases que son citadas en la película. Aunque el caso que sirve de eje central de la trama no tiene ninguna relación con GITS 1995, la situación actual de los personajes si tiene relación y no se va a entender con lo eventos de esta película solamente. El esqueleto de la película sólo varía un poco con respecto a la primera. Una primera escena en la que Batou tiene el contacto inicial con el caso central, la escena de la construcción de una androide con aspecto femenino, el seguimiento de las pistas a través de algunas escenas con su toque de acción y tiroteos. También hay una parte que yo bautizo de ahora en adelante como “La escena Mamoru Oshii”, que estoy seguro que tiene un nombre técnico que no conozco, pero que yo sólo la he presenciado en las cuatro películas de este señor que he podido ver. Me refiero a la suerte de intermedio, un poco extraño, sin diálogos, con música y con imágenes que involucran agua, o una lluvia o un río. Sólo he visto este tipo de escenas en las dos Patlabors y las dos GITS que dirigió Mamoru Oshii. Luego de este intermedio la película continúa hacia el clímax según el dúo se acerca a la solución del caso, se produce el desenlace y luego que se resuelve el caso hay una escena a modo conclusión.

Como en esta ocasión Batou se encuentra melancólico, medio depresivo tal vez, Togusa es asignado como su pareja por el jefe Aramaki con el propósito de tenerle una cabeza fría cerca y evaluar su comportamiento ante la pérdida de su antigua pareja. A pesar de que esta franquicia no ofrece en general ningún tipo de humor (tal vez los tachikomas en Stand Alone Complex son la única muestra de humor), esta película es la que se siente más oscura de todo el material de Ghost in the Shell que he visto. He tratado un par de veces de obtener la fórmula del sentimiento que transmite la película pero me evade todavía. Quizá el propio título de la cinta carga una parte del sentimiento.

La construcción de un androide femenino.

La construcción de un androide femenino.

La trama gira alrededor de varios casos de androides que hacen de damas de compañía, y que se han vuelto asesinas y han terminado con la vida de sus dueños humanos. Nuestros queridos detectives van a indagar en estos casos hasta resolverlos, encontrando en su camino algunos personajes, situaciones y preguntas interesantes. Esta película es más reducida en personajes que la anterior porque además de los relacionados con el caso, la mayor parte de la acción la desarrollan Batou y Togusa. Además del caso de las androides asesinas investigado por la sección nueve esta película continúa con los temas de fondo de GITS. ¿Puede una máquina en su condición de “cosa artificial” estar realmente viva? Siendo nuestro propio cuerpo una máquina que impide que seamos copiados o alterados. A esto se le agrega el rol de nosotros los seres humanos como creadores de estas vidas artificiales y la pregunta de si deberíamos o no tener en cuenta que estos seres artificiales podrían tener sentimientos y sus propios deseos. Los personajes principales se toman unos cuantos minutos de su rol de detectives para hacer también de filósofos y desarrollarnos un poco estos temas. Seguro que en alguna recomendación de un profesor de psicología o de filosofía o cosas relacionadas debe aparecer “ver Ghost in the Shell: Innocence para discutir en clase”.

Un androide sobre la mesa del forense.

Un androide sobre la mesa del forense.

Lo que más me gustó es que de esta película se pueden aprender alguna cosas para la vida misma. En cada escena hay algo que aprender, sólo hay que estar atento. De las citas que hay, por ejemplo, la que más me llama la atención es “Let one live alone doing no evil, careless, like an elephant in an elephant forest” (“Que uno viva solo, evitando todo mal, estando libre de preocupaciones, como un elefante paseándose solo por el bosque”) supuestamente una cita de Buda. Pero también hay citas de Confucio, de Milton, de la biblia y de un par de tipos sonoros del mundillo.

Este perro también forma parte de algún misterio.

Este perro también forma parte de algún misterio.

Lo que no me gustó es que para entender esta película hay que hacer un poco de esfuerzo. Me hubiera gustado que fuera un poco más fácil de llevar, la película es interesante y en cierta forma es llamativa, pero aunque llegues a engancharte es un poco difícil de seguirle los pasos. Tal vez la razón de que sea difícil son los temas de conversaciones que surgen a través de la película que nos distraen un poco de los problemas que tratan de resolver los personajes. Quizás para que fuera más llevadera habría que sacrificar calidad del material o contenido y en ese caso yo preferiría que se mantuviera como está. Pero estoy seguro que por esta dificultad esta película podría ser etiquetada injustamente como “aburrida” y “difícil”.

Así se detiene un hackeo cerebral.

Así se detiene un hackeo cerebral.

En general, me gusta Ghost in the Shell y me gusta Innocence, la busqué desde que me enteré que existía. Dicho eso y cumplido mi rol de “súper fan de Ghost in the Shell“, tengo que admitir que cabeceé un par de veces. Es cierto que es demasiado densa, mucho más que la primera y exige del espectador mucha atención. Las personas que buscan un anime para pasar un rato para distraerse y para “ser felices para siempre” que apunten en otra dirección. ¿Una película de animación para los carajillos o para verla en familia? ¡Ni lo intentes! (en realidad depende de tu familia). Si haces un intento pusilánime por verla y comprenderla, es probable que te veas en la escena final de la película sin una explicación de dónde estás, por qué y cómo diantres llegaste (ya he estado ahí :P). Si te gustan las películas “jode cerebros”, es posible que esta te guste. Esto es una películas medio oscura así que hay un grupo de camaradas que de entrada no les va a gustar, pero tranquilos que ya hablaremos de otros títulos más agradables para ese público. Para mí ha sido una experiencia que podría repetirse en un par de años, a mi me gustaría que todos la vieran pero no se puede, ojalá que decidas verla y ojalá que te guste como a mí.