Reviews con sabor a pollo

Bad Santa (2003)

Un santa no tan santo

Bad Santa (2003)
Publicado en Review por - Dec 16, 2013
Ver Trailer

Bad Santa es una comedia no apta para niños en la que vemos a la peor personificación de Santa Claus. A diferencia de los alegres Santas que estén en cualquier centro comercial sentando a niños en sus regazos y preguntándoles qué quieren para Navidad, este malvado está siempre ebrio y maldiciendo cada día de su vida mientras los pobres niños tienen que tragarse todas sus vulgaridades. Si esto no es suficiente para alejarte de la película, entonces es posible que pases un buen rato.

Oh, rayos, así empezamos.

Oh, rayos, así empezamos.

El Santa malo, o el bad Santa, es Willie “Tugboat” Soke (Billy Bob Thorton), un alcohólico, mujeriego, jarto de la vida, vulgar, de baja autoestima, y ladrón de cajas fuertes. Junto a su duende/elfo navideño, Marcus “The Prince” Skidmore (Tony Cox), pasan sus días de diciembre en un centro comercial, atendiendo a cientos de niños que quieren sentarse en las piernas de Santa y decirle lo que quieren para Navidad. Así en la víspera de Navidad, que es el último día en que ven a Santa, estos dos individuos se roban mercancía de las tiendas y lo que encuentren en la caja fuerte del centro comercial. Esto es un trabajo de una vez al año, y desaparecen por 11 meses para ir a otro centro comercial en algún otro estado.

Se ve adorable con su trajecito y esas orejitas puntiagudas. Jaja.

Se ve adorable con su trajecito y esas orejitas puntiagudas. Jaja.

Marcus es el genio detrás de la operación, y se ve que está extremadamente harto de su alcohólico compañero. Llevan 7 años juntos, y el comportamiento de Willie es el mismo, lo vemos así al principio de la película, y lo vemos peor en el centro comercial de Arizona, donde no cae nieve y en forma irónica se escucha “Let it Snow!” de Dean Martin. Aquí el administrador de dicho centro comercial, interpretado por John Ritter, quisiera encontrar una buena razón para despedir a su malvado Santa Claus, pero ser mujeriego no parece ser razón suficiente, y parece que maldecir bastante no fue suficiente motivo para no de contratarlo. El jefe de seguridad, Gin (Bernie Mac), tampoco parece encontrar ninguna razón por la que puedan despedir a ese malvado Santa.

El mocoso cuyo nombre es una tragedia.

El mocoso cuyo nombre es una tragedia.

Probablemente estarás pensando que el malvado de Willie cambiará su modo de ser y se convertirá en una mejor persona cuando conozca a un niño que lo haga sentir responsable de sus acciones. Bueno, pues este niño es interpretado por Brett Kelly, quien se la pasa torturando a Willie con su inacabables preguntas acerca del polo norte, los renos, y la señora Santa Claus. No hay forma de explicar lo que pasa por la cabeza de este niño, pero dice saber que el señor vestido de rojo no es Santa Claus, y aun así insiste en hacerle el montón de preguntas. Me pareció que las interacciones entre ambos fue entretenida, y a veces estaba del lado de Willie cuando perdía la paciencia.

Niños, les tengo que decir que el dinero para sus regalos viene de este trabajo.

Niños, les tengo que decir que el dinero para sus regalos viene de este trabajo.

Billy Bob Thorton es impresionante en su desarrollo, porque este Santa Claus es desagradable desde un principio, y Tony Cox es gracioso independientemente de que hace lo mismo en todas las películas en que lo he visto. La actuación de Bernie Mac es interesante, pero no sé porqué razón su dan a entender que su personaje tiene problemas de estreñimiento. Quizás sea gracioso. Y finalmente está Lauren Graham, cuyo personaje tiene un extraño fetiche a Santa Claus, por lo que veremos a Willie con su gorro rojo navideño en más de una ocasión. No entraré en detalles.

Conclusión

Bad Santa no es la típica comedia familiar acerca del personaje que le regala juguetes a los niños, sino todo lo contrario. Este Santa es desagradable en todos los sentidos, y ese caracter se mantiene a lo largo de la película. Entiendo porqué hay gente que tiene a esta película entre sus favoritas, no sólo porque es graciosa con el Santa malhablado, sino porque evita el cliché de los personajes que cambian de parecer en medio de la película para tener un final feliz. Y sí, tiene un final feliz, si buscamos una definición muy amplia de lo que es felicidad.

Hooolaaa enferme-- ¡Santa! iiiiiuuuuuu...

Hooolaaa enferme– ¡Santa! iiiiiuuuuuu…