El baúl de los recuerdos

Grave Encounters (2011)

Encuentro siniestro

Grave Encounters (2011)
Publicado en El Baúl, Review por - Nov 19, 2013
Ver Trailer

Grave Encounters es una película al estilo El proyecto de la bruja de Blair”, es decir, filmada como un documental, pero en este caso como un piloto para  un reality show acerca de lo paranormal. Si vieron  “El proyecto de la Bruja de Blair”, está de más decirles que con Grave Encounters estarán expuestos a una sensación de pavor sin fin y vértigo hasta más no poder. Grave Encounters tiene sus momentos de terror estilo jumpscare que nos encantan (a mí me encantan), y el hecho de que  sean noventa y dos minutos llenos de personajes maldiciendo y huyendo despavoridos de “algo” sin dar muchas explicaciones de lo que está pasando, deja bien en claro que el objetivo de Grave Encounters es asustar y punto… pues misión cumplida.

La película inicia con un productor de reality shows Jerry tratando de explicar la cancelación de un programa de investigación paranormal llamado “Grave Encounters”. El productor narra de cómo encontraron las grabaciones de cómo hacían el programa número, y advierte que lo que verán en ellas no es una película, sino setenta horas de grabaciones sin editar bastante perturbadoras y siniestras. De inmediato pasan a las grabaciones y se ve al presentador del reality, Lance Preston (Sean Rogerson), haciendo la presentación de lo que será su próximo programa. Junto a él van varios “profesionales”, entre ellos Sasha Parker (Ashleigh Gryzko ), T.C ( Merwin Mondesir), su técnico Matt White (Juan Riedinger), y Houston Gray (Mackenzie Gray). El plan es pasar una noche encerrados en el Hospital Psiquiátrico de Collingwood, que cerró sus puertas desde 1963 y donde se han reportado fenómenos extraños.

Un historiador local les cuenta como solían ser las cosas en Collingwood y que en verdad más que un lugar para reformar y cuidar a los pacientes mentales, era un reclusorio donde los familiares abandonaban a sus enfermos, dejándolos a merced de un personal bastante descuidado. La cereza del postre en esta historia es lo sucedido al Doctor Arthur Friedkin malditos nazis, un famoso neurocirujano que hacia lobotomías y experimentos con los indefensos enfermos, hasta que fue brutalmente asesinado por los mismos pacientes del recinto. El equipo va recorriendo el lugar junto a su guardián Kenny malditos mondrigos, luego de conocer el edificio se encierran en él como lo habían planeado. Lance y su equipo colocan cámaras en los lugares claves donde los testigos reportaron ver u oír cosas, a continuación trata de hacer contacto con las entidades del lugar sin obtener respuesta alguna. Más adelante vuelven a intentarlo y para su sorpresa y la del súper escéptico y farsante Lance Presto, son testigos de cómo algo invisible hala el pelo de Sasha. A partir de ahí las cosas irán de mal en peor para Lance y su equipo, pues los entes del lugar parecen ser bastante hostiles.

Desde que salió la franquicia de Paranormal Activity, las películas en formato de grabación casera o personal han logrado su lugar en la fanaticada del cine de terror, sólo que a diferencia de la pionera  “El Proyecto de la Bruja de Blair”, en esta nueva prole de thrillers se intenta equilibrar las cámaras fijas con las cámaras en movimiento, haciendo el asunto mitad vértigo mitad casi película, lo cual en verdad es un alivio. Pero este género de reality o de video casero tiene otra ligera desventaja, y es la eterna parsimonia que precede los acontecimientos paranormales, casi una hora de grabaciones sin pasar nada, para luego bombardear a la audiencia con gritos y maratones  de los protagonistas con la cámara al hombro. Señores, en momentos así en los que te cagas del miedo, seamos realistas, nadie agarra una maldita cámara, ¡ni siquiera porque tenga visión nocturna! Pero si sirve al propósito de la película, es bueno.

Hablemos de personajes, el protagonista obviamente es  Lance Preston, un ego maníaco que mientras sus amigos se desangran y se orinan del miedo, él todavía sigue hablándole a la cámara para sacarle provecho a la situación, nada nuevo si vieron Holocausto caníbal” (1980). El personaje de Lance Preston es un auténtico cabrón bien logrado. En cuanto al resto de los personajes, sólo puedo citar lo convincente que son sus múltiples maldiciones y lo terriblemente molesta que resulta la tal Sasha y sus gimoteos incesantes, ¡dioses! Y para colmo es la penúltima en desaparecer, o sea que hay mucho de ella para rato. No sé por qué, pero cuando estaba en el suelo desangrándose y dijo “quiero a mi mami” fue… ¿gracioso?

En cuanto a los efectos especiales, al igual que en otras películas de este género, para no estropear el efecto de reality, siempre son regulares y bastante escasos, y si los hay pasan de manera muy rápida y se enfocan más en el maquillaje. Grave Encounters es una película para fanáticos del cine de horror, que no ofrece muchas explicaciones acerca de lo que está pasando, pero que cumple más que bien su propósito. No se extrañen ante el final abrupto de la cinta, si hacemos una recopilación de este tipo de películas, ese tipo de final es casi seguro. En conclusión, si te gusta el cine de terror, Grave Encounters es buena para verla una sola y única vez.