Reviews con sabor a pollo

A Dog’s Way Home (2019)

Mis huellas a casa

A Dog’s Way Home (2019)
Publicado en Review por - Feb 22, 2021
Ver Trailer

¿Hay alguna necesidad de ver A Dog’s Way Home? No. ¿Hay alguna necesidad de hacer una película basada en la novela del mismo nombre? Tampoco. Sin embargo, aquí estamos, con una película que no tiene razón de ser protagonizada por una perra (sin connotaciones negativas) que, como el título dice, intenta volver a su casa. Y yo pensando en Bingo (1995). Quizás sea un buen momento para malgastar el tiempo volviendo a ver Bingo.

La película empieza con una serie de cachorritos y gatitos escondidos de la humanidad en los escombros de una casa, hasta que vienen los villanos de Control de Animales y se llevan a la mayoría de los gatitos y perritos, dejando así a una gata con varios gatitos y a una perrita que prácticamente se vuelve hija adoptiva de dicha gata. ¿Usté ha visto vainas? Par de meses más adelante, Lucas (Jonah Hauer-King) y Olivia (Alexandra Shipp) entran a la propiedad privada donde se encuentran los gatitos porque Lucas siempre les deja una lata de atún porque no hace nada para intentar evacuar a dichos gatos. De buenas a primeras, la perrita también decide salir a la luz y ahora Lucas se siente suficientemente bondadoso como para adoptar a esta perrita, llamándola Bella (con la voz de Bryce Dallas Howard). A los gatos de pacotilla que se conformen con la lata de atún.

Lucas vive con su madre Terri (Ashley Judd), una veterana de alguna rama militar de los EE.UU. (no recuerdo cual porque esas vainas no me interesa recordarlas) quien no es capaz de mantener un empleo fijo, así que las facturas caen en la cuenta de Lucas. O eso tengo entendio. En fin, Bella crece jugando con Lucas porque eso es lo que hacen los perros hasta que se vuelve tremendo animal y sin querer queriendo se convierte en una perra terapéutica para los veteranos de guerra. Porque todo el mundo necesita a un perro en su vida, inclusive los chitas.

Lo villanesco de la película esta, y la razón del título A Dog’s Way Home es que Bella eventualmente se pierde. Obvio. Las circunstancias para que esto suceda dependen de que el dueño de la propiedad donde están los gatitos quiere deshacerse de los escombros para empezar a construir y Lucas busca todas las de la ley para impedírselo hasta que los gatitos puedan ser llevados a otro lado. Así el villano (cuyo nombre no hice el esfuerzo en aprenderme porque no me interesa) le manda a Control de Animales a Lucas, quien no tiene más remedio que deshacerse de Bella porque según la ley de Denver, Colorado, los pitbulls no están permitidos. La forma de hacerlo es dándosela a unos familiares de Olivia que viven en otro estado y así felices todos. Hasta que Bella se pone a inventar y termina en un bosque.

Entonces la película se trata de cómo es que Bella de alguna manera se las va a ingeniar para sobrevivir 400 millas de distancia para volver a donde Lucas y Terri. Y si fuera caminando en línea recta quizás fuese mejor película, pero no lo es y pasa de todo. Para complementar todo esto, pues introducen a animales generados a computadora cuando pasan ciertas cosas inverosímiles como encontrarse con un puma o unos coyotes. ¿Necesitamos escuchara el monólogo interno de Bella? No. ¿Voy a acordarme de esta película? Tampoco.

Para concluir, A Dog’s Way Home es una película innecesaria y aburrida que uno ve porque necesita de perritos en su vida. Todo el sacrificio que uno hace de malgastar el tiempo en esta película se compensa cuando finalmente llega adonde su familia, porque los perros son los únicos animales que quieren a los humanos más que a sí mismos.