Reviews con sabor a pollo

The Witches (2020)

Las brujas

The Witches (2020)
Publicado en Review por - Jan 22, 2021
Ver Trailer

Yo no me acordaba de The Witches (1990), pero al buscar el material relacionado, recordé de mi época en que veía películas de terror y me daba miedo lo que veía. También recuerdo que hay una bruja buena al final. Ni modo, ya es el pasado y yo estoy muy viejo como para que las películas de terror me den miedo (es algo a lo que uno se acostumbra).  Entonces tenemos la nueva The Witches (2020), que no había notado que tiene en letras pequeñas el nombre de Roald Dahl, lo que para mí significa que lo más probable la versión anterior sea la mejor. Willy Wonka (1971) y Charlie (2005) en la fábrica de chocolates me vienen a la mente.

La película empieza con la voz de Chris Rock pasando unas diapositivas, presentándole a un montón de carajitos sin nombre el peligro de las brujas, y que están en todas partes. Uno se empieza con la pregunta de ¿por qué no presentan a Chris Rock? Sólo se escucha su voz. Entonces, según él nos cuenta, su historia empieza en el 1968, cuando tuvo su primer encuentro con brujas. En ese entonces Niño Sin Nombre (Jahzir Bruno) estaba muy pero muy deprimido, el tipo de depresión que es normal pasársela llorando diaramente durante un año completo. Su Abuela (Octavia Spencer),  busca la manera de que Niño no se sienta depresivo y pueda vivir como un niño normal.

Su primer encuentro con una bruja fue en un colmado, mientras buscaba unos clavos para construir una casita de madera para su ratoncita (ningún eufemismo aquí). Dicha bruja le ofrece un dulcecito, y hasta tiene una culebra que se ve que lo va a morder. ¿Qué carajito aceptaría un dulce de una mujer que tiene una culebra que se ve que te va a morder al instante que extiendas la mano? El caso es que la bruja esta desaparece, y Abuela tiene una tos imparable. En el año 2020, que es cuando salió la película, tenemos a una mujer tosiendo en medio de un colmado. En Octubre del 2020 yo todavía no confiaba en la gente que estuviera tosiendo, así que con todo y que se ambienta en el 1968, todavía tenía mis dudas.

El caso es que al Niño contarle su encuentro con la bruja, Abuela decide que lo mejor que pueden hacer es huir y hospedarse en un hotel donde solamente va gente rica, porque a las brujas les gusta atacar al que está más jodido. La sorpresa es que es el mismo hotel donde hay una convención de brujas bajo el irónico nombre de “prevención de violencia infantil” o algo así. La Gran Bruja Mala (Anne Hathaway) es la jefa de todas las brujas, y yo no me sé el nombre de ninguna otra bruja porque realmente no hacen nada. En esta película las brujas tienen un maquillaje malo para tapar las cicatrices al estilo Heath Ledger en The Dark Knight (2008), usan una peluca, tienen tres dedos dentro de guantes de cinco dedos, y no tienen dedos en los pies o algo. Comparando esta versión de las brujas con las de 1990, pues no se ven tan aterradoras. Hasta me causa gracia ver las fosas nasales de Anne Hathaway cambiar de tamaño porque le da el olor de niño cerca.

Resulta que la ratoncita de Niño, Daisy, era una niña llamada Mary (Kristin Chenoweth), pero en la versión de 1990 eran dos ratoncitos estúpidos. Así que esto es una mejor, ¿no? Adicionalmente, hay un niño gordito llamado Bruno Jenkins (Codie-Lei Eastick) que convierten en ratón, y yo de verdad quería que lo ajorcaran porque siempre tiene hambre y quiere alcanzar la comida que esté cerca. Esto se supone que es cómico, pero a mí me estaba desesperando. Finalmente, Niño es convertido en Ratoncito cuando las brujas le vierten una poción en el oído. Niño que antes no hablaba mucho, ahora es un parlanchín. El plan de venganza es darle su propia medicina a las brujas, porque de alguna manera perderán los poderes o algo, porque yo honestamente no sé lo que hacen además de tener’a una culebra (que bien se las podría comer si son ratones).

Para concluir, The Witches o Roald Dahl’s The Witches o como sea la quieran nombrar, es una película aburrida que me hizo buscar la versión anterior para hacerme recordar cuán terrorífica era originalmente comparada con esta versión desabrida y amigable.