Reviews con sabor a pollo

A Babysitter’s Guide to Monster Hunting (2020)

Guía de una niñera para cazar monstruos

A Babysitter’s Guide to Monster Hunting (2020)
Publicado en Review por - Oct 21, 2020
Ver Trailer

A Babysitter’s Guide to Monster Hunting es una película aburrida, y eso es lo primero. No sé lo que estaban pensando, pero no era en hacer un universo consistente porque intentan meter la mayor cantidad de conceptos y personajes en hora y media, que a fin de cuentas no sirve para que nadie recuerde nada ni nadie. Al menos yo no me acuerdo de los personajes porque no es que hagan mucho, ni que eso poco que hacen sea memorable.

Kelly Ferguson (Tamara Smart) es una carajita que tiene problemas en la secundaria porque la llaman “Monster Girl”, debido a que tuvo un encuentro con los monstruos de Monsters, Inc. (2001) cuando tenía 5 años, pero nadie le hace caso, ni siquiera la niñera que la estaba cuidando esa misma noche. Adicionalmente, Kelly es una savant en matemáticas y en su tiempo libre hace aparaticos electrónicos que en su mayoría sólo prenden lucecitas de colores. Esto se supone que le agrega profundidad al personaje, pero yo creo que más bien es en detrimento de éste.

Kelly tiene a un mejor amigo quien no recuerdo y que apenas habla. Como en casi todas las películas de adolescentes un carajito rico debe hacer una fiesta en su casa, ese es el rol de Jesper Huang (Ricky He), quien no hace más nada en la película entera. El jevito bonito que le gusta a Kelly es Victor Colleti (Alessio Scalzotto), que sólo está en la película para hacernos entender que Kelly es una chica normal a pesar de todas sus habilidades. La líder de las chicas populares con mala actitud es Deanna (Anisa Harris), y honestamente no recuerdo nada de lo que hace además de hacer par de comentarios.

El caso es que el día de la fiesta en casa de Jesper, la madre de Kelly la ha comrpometido a que cuide al hijo de su jefa. Jacob Zellman (Ian Ho) es el carajito en cuestión y, al igual que Kelly, los monstruos lo visitan en la noche. Uno de estos monstruos es Draco Malfoy Grand Guignol (Tom Felton), quien realmente no hace nada además de cantar y alargar los dedos de las manos para verse más horroroso. También hay una jeva que tiene unos gatos, Peggy Drood (Indya Moore), y no sé cuál es su rol pero está ahí porque tiene un amuleto mágico. Finalmente, están tres enanitos de colores que raptan a Jacob porque Grand Guignol no se va a ensuciar las manos a pesar de ser el jefe de ellos y ser el primero en aparecer en la habitación de Jacob. Hay vainas que realmente no se pueden explicar.

Cuando la película realmente me perdió fue cuando se apareció Liz LeRue (Oona Laurence) como la niñera cazadora de monstruos que no tiene tiempo de explicarle nada a Kelly. Aquí es cuando la película empieza a irse a pique porque es cuando introducen a un montón de personajes y los pormenores del mundo oculto de los monstruos. En la base de operaciones de las niñeras cazadoras están Verna (Troy Leigh-Anne Johnson), Cassie (Lynn Masako Cheng), y Curtis (Ty Consiglio), quienes no hacen casi nada y de quienes no me voy a acordar por eso mismo. Curtis hace pociones mágicas, así que eso lo diferencia.

A Babysitter’s Guide to Monster Hunting es una película en la que van agregando y explicando cosas del universo con la finalidad de enganchar al televidente, pero que al final carece de importancia porque la entrega es aburrida y los personajes no son interesantes. Se supone que la protagonista es Kelly, pero cuando Liz se aparece, básicamente le dan las riendas de la película hasta que Kelly tiene la oportunidad de lucirse. Kelly es la novata, la que no conoce nada, y Liz es quien debe guiarla, pero no es la mejor guía para Kelly ni para la película, y siempre está de mal humor.

Para concluir, de más está decir que no me gustó A Babysitter’s Guide to Monster Hunting, y yo realmente no se la haría ver a ningún carajito porque para eso mejor está Monsters, Inc.