Reviews con sabor a pollo

The Informer (2019)

Sospecha mortal

The Informer (2019)
Publicado en Review por - Jul 22, 2020
Ver Trailer

No recuerdo casi de nada de la complicada trama de The Informer, pero sí recuerdo que no sentí la presión que caracteriza al género de thriller, esa sensación de que algo podría salir mal. Así que como no me acuerdo de casi nada, sólo puedo decir que The Informer es una thriller corriente que sólo entretiene mientras está en pantalla y que luego de que termina puedes seguir haciendo lo que hacías, viendo videitos en YouTube.

Piotr “Peter” Koslow (Joel Kinnaman) es un narcotraficante que trabajo con los polacos. Al mismo tiempo, Peter tiene un micrófono escondido para que los agentes del FBI, liderados por Wilcox (Rosamund Pike), escuchen todas las conversaciones que éste tiene con los polacos. Uno de los polacos es Stazek (Mateusz Kosciukiewicz) que hace el papel de quien quieres pegarle en la cara con un martillo. La esposa de Peter, Sofia (Ana de Armas), por alguna razón tiene un pajón como si estuviese en los 80s y creo que lo que hace es vender accesorios de acuarios. Peter parece que es el único que está forrado en tatuajes en comparación con los otros polacos, y algunos de estos tatuajes hacen referencia a su esposa e hija.

Entonces el meneo es el siguiente: Peter informa a los agentes del FBI sobre las acciones de los narcotraficantes. Si casualmente en la operación matan a un policía de Nueva York que estaba investigando a la misma gente, pues se arma un churro que no tiene nombre porque las operaciones del FBI no las conoce la policía de Nueva York. Y si ese es el caso, entonces el FBI es responsable de la muerte de un policía y el caso contra el jefe polaco Klimek (Eugene Lipinski) se va al diablo. Ahora bien, y dado que hay un policía muerto, Klimek quiere que Peter tome una por el equipo y vaya a la cárcel a distribuir drogas. Entonces el FBI quiere seguir adelante con ese mismo plan para obtener a más cómplices. Y todo esto funcionara de maravilla si no fuera porque el detective Grens (Common) está investigando la muerte del policía y sabe que el FBI tiene las patas metidas en el asunto.

¿Por qué es esta trama tan complicada? Bueno, para empezar se basa en un libro sueco titulado Three Seconds, así que The Informer es una adaptación tipo resumen, y tantos detalles en un formato no necesariamente se traducen bien al otro. Peter Koslow no es simplemente un criminal que le está susurrando al FBI, también es un hombre inteligente que sabe que el FBI le puede clavar un cuchillo en la espalda en cualquier momento, y que si va a prisión es para hacer una Michael Scofield.

¿Entonces de qué trata la película esta? Tiene de todo un poco. La incompetencia del FBI, y las ganas de abandonar a Koslow en la menor señal de peligro para el caso. Más por parte del jefe de Wilcox, Montgomery (Clive Owen), que de ésta, aunque ella no tiene ningún problema en que a Koslow se lo coman los tiburones hasta que se acuerda de que ella trabaja para los buenos. Bueno, Montgomery es un pajarito malo, pero Wilcox trabaja para la justicia. Eso. Que el pajarito malo es Klimek, que además de narcotraficante, también es un jefe de la mafia, y que antes de que se acabara la película ya me había olvidado de él. Grens incluso mete sus narices en el asunto, y hay una especie de rivalidad entre éste y Wilcox, y al final yo creía que tendría más importancia en la trama, pero no hace mucho además de molestar al FBI y mencionar a un pana llamado Vermin que no volveremos a ver nunca más en la película. Todo esto es tan innecesariamente complejo porque la trama es “narco delata a jefe mafioso y el FBI quiere sacarlo y reunirlo con su familia” y no logran formularlo en una película sin vueltas maromas y patadas voladoras.

No recuerdo más nada y creo que es lo mejor para todos. The Informer es de esas películas que no te quejas mientras la estás viendo porque es suficientemente entretenida. Después de ahí, yo borré.