Reviews con sabor a pollo

Always Be My Maybe (2019)

Quizás para siempre

Always Be My Maybe (2019)
Publicado en Review por - Jun 25, 2019
Ver Trailer

Always Be My Maybe no ofrece nada nuevo en relación al tema de las comedias románticas. ¿Habrá un giro inesperado en la trama? No. ¿Podrás hablar sobre uno de los diálogos o chistes? No. ¿Te acordarás de alguna parte de la película después de que termines de escuchar la canción de los créditos? No. Sin embargo, la historia y los personajes que presenta son más ordinarios y fáciles de identificar que los de Crazy Rich Asians (2018).

Marcus Kim (Randall Park) y  Sasha Tran (Ali Wong) han sido vecinos y amigos desde siempre, uno de ascendencia coreana, y la otra de ascendencia china. Los padres de Sasha se pasan el día completo trabajando, y como a ella la dejan sola, pues los padres de Marcus siempre la invitan a cenar y a enseñarle un chin a cocinar. Uno pensaría que Marcus y Sasha terminarían juntos, pero al terminar el bachillerato se separaron para nunca más verse. Bueno, es una comedia romántica, ¿qué crees que va a pasar? Se van a reencontrar y a vivir felices para siempre, o por ahí es que siempre va el cuento.

En fin, 18 años más tarde, Sasha es una cocinera reconocida mundialmente, y está a semanas de casarse con Brandon Choi (Daniel Dae Kim), un desarrollador de cadenas de restaurantes alrededor del mundo. Espera un momento, dijimos que esto no era Crazy Rich Asians. Sasha abrirá próximamente un restaurante en su ciudad natal, San Francisco, y tendrá que pasarse par de meses allá mientras trabaja los detalles de la inauguración del susodicho restaurante. ¿Habrá algún inconveniente para que la relación de Sasha y Brandon no funcione y ésta termine en los brazos de Marcus? Ya te sabes la respuesta.

Marcus, en cambio, sigue viviendo con su padre Harry (James Saito), sigue tocando junto a su banda de garaje en un bar pequeño, y ayuda a su padre a instalar sistemas de aire acondicionado y calefacción. Algunos dirán que Marcus es un perdedor que a este paso no llegará lejos en la vida, pero gente más sofisticada diría que vive una vida libre de estrés. Quizás lograra más si se atreviera a tomar más riesgos y dejara de salir con una loca llamada Jenny (Vivian Bang). ¿Qué es lo que tiene que hacer Marcus para terminar junto a Sasha el resto de sus días? Ya te sabes la respuesta.

Honestamente, no creo que haya mucho romance en la película, pero es más bien un tiempo de amistad porque ambos se la pasan burlándose de las normas sociales y la generación actual. Debido a eso no tienen tiempo en entrar en cursilerías como romances empalagosos, y como la película es más cómica que romántica, por supuesto que me estoy riendo más de lo que esperaba. De hecho, tal es el enfoque de la comedia por encima de la relación que el susodicho restaurante es inaugurado fuera de cámara, quizás porque inmediatamente Sasha empezaría a trabajar en otro restaurante. No sé es para impacto emocional o intentando cortarle minutos a la película.

Para concluir, Always Be My Maybe es más cómica que linda, así que quizás termines más riéndote que con lágrimas en los ojos, y una vez se termina la película, pues la sacas de tu lista y te olvidas que la viste.

Leave a Reply