Reviews con sabor a pollo

Legend of the Naga Pearls (2017)

Legend of the Naga Pearls (2017)
Publicado en Review por - May 30, 2018
Ver Trailer

¿Alguna vez te has arrepentido de todas las decisiones malas de tu vida que han llevado a la producción de una película llamada The Legend of the Naga Pearls? Al menos yo he estado cuestionando todas las decisiones que han llevado a que pierda mi tiempo viendo una película llamada The Legend of the Naga Pearls. No es que pueda simplemente dejar de sufrir, es que me lanzo al abismo donde sólo existe sufrimiento eterno.

No sé en qué se basará esta película, y no me interesa averiguarlo. Lo que nos dicen al principio es que había una tribu de gente alada que le declaró la guerra a los humanos, y perdieron. Los pedazos de su ciudad flotante cayeron y los humanos los usaron para formar la ciudad Uranopolis. ¿Qué tiene de diferente esta ciudad además de los edificios que se ven raros? ¡Absolutamente nada! No hay ningún avance tecnológico, no hay magia, sólo gente común y corriente que se gana la vida como puede.

Como ya está establecido que de alguna manera hay seres mágicos o anormales o con poderes o de otra raza, al protagonista, Ni Kongkong (Darren Wang), le brilla una de sus palmas por alguna razón que explicarán en alguna secuela. Ni Kongkong es un ladronzuelo que se gana el pan estafando, engañando, y robando, pero como tiene buen corazón, tiene que ser el héroe. A éste le acompaña un muñequito animado (¿un pangolín?) que se la pasa comiendo y no tiene ninguna razón de ser más que para demostrar que tienen la tecnología para incluirlo en la película.

Pues bien, el villano es un tal Vlad (Simon Yam) que quiere desatar una plaga de babosas voladoras para eliminar a la humanidad, y para lograrlo necesita encontrar un tesoro –tú sabes, el del título– que está encerrado en una cajita. Quizás es porque si él tuviera que matar a todos los humanos le tomaría mucho tiempo, todos sabemos que puede hacerlo, pero es que es un holgazán. Ni KongKong sólo busca el mismo tesoro para pagar sus deudas, mientras que una tal Raven (Tian’Ai Zhang) que es una especie de policía busca destruir la cajita con las perlas para que Vlad no le haga daño a nadie. Finalmente, se parece una tal Herley (Guansen Shen), que nadie sabe la razón por la que se apareció a ayudar a los otros dos (sí, más o menos lo explican más adelante, de la manera más floja posible).

Dentro de la cajita están las Naga Pearls, y notarás que se trata de unas “perlas”, más de una, pero sólo hay una bolita azul, por lo que si piensas que van a buscar más cajitas con bolitas azules, pues estás equivocado. No hay ningún aspecto de este mundo que te diga que son ideas terminadas, sino más bien un mundo incompleto con cuestiones que faltan por explicar. La primera de ellas es ¿qué demonios hace el pangolín animado en esta película? Luego se aparece un simio parlante sacada de la primera Planeta de los Simios, y en una hasta mencionan que hay una tribu marina de gente pez. ¿Era esto necesario? Quizás es un problema en la traducción, pero mencionan que “cinco tribus vivían en paz”, y yo no sé responder cuáles son esas 5 tribus. Ah, y hay dragones voladores, por supuesto.

No me agrada ninguno de los protagonistas, Ni Kongkong es un ridículo, Raven siempre está de mal humor, y Herley no tiene ninguna razón para estar en el medio. El villano Vlad hace lo que hacen todos los villanos al mando: mandar a sus súbditos a hacer su voluntad. Uno de éstos tiene el peor maquillaje de todos y la prótesis le deforma la cara. No sé cómo el protagonista va de un lugar a otro antes de que lleguen los malos o cómo sabe ciertas cosas, y se siente como que algo se perdió en el cuartico de edición. Las peleas son un insulto a toda la historia de artes marciales chinas, y prácticamente no se ve nada de lo que hacen por la edición y deciden darle más tiempo a la trama. Y finalmente están los efectos visuales que compiten con los de Gods of Egypt (2017), y si no fuera por el pangolín animado, estoy inclinado a decir que los de esta película son mejores.

Para concluir, si quieres empezar a odiar tu vida y a quejarte de que no te pagan lo suficiente para ver clásicos como The Legend of the Naga Pearls,  pues esta es la oportunidad que has estado esperando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *