Reviews con sabor a pollo

A Wrinkle in Time (2018)

Un viaje en el tiempo

A Wrinkle in Time (2018)
Publicado en Review por - Mar 19, 2018
Ver Trailer

A Wrinkle in Time es la segunda peor película que he visto en lo que va del 2018 porque ese galardón se lo lleva Fullmetal Alchemist, y eso que en este año es que he visto grandes éxitos como Gintama, Bright, y The Cloverfield Paradox. Sin embargo, no me había reído tanto de una porquería tan grande como esta película en mucho tiempo porque se trata de un viaje lleno de sustancias alucinógenas y de alguna manera hay que creer que es una película para niños. Sí, yo los voy a drogar antes de maltratarlos viendo esta vaina, en la cual aparece una lechuga voladora gigante.

Los padres de Margaret “Meg” (Storm Reid) son astrofísicos o alguna mojiganga derivada, y su padre Alexander Murphy (Chris Pine) se inventa el cuento de que es posible viajar a otros mundos y a otras galaxias con sólo pensarlo debido al “enlazamiento cuántico”. Como no ha escrito nada al respecto (algo fundamental en las ciencias), no es capaz de demostrarlo, y habla de eso en una conferencia para la NASA, pues obvio que todos los presentes se ríen de él exceptuando a su esposa, Katherine (Gugu Mbatha-Raw). Gugu Mbatha-Raw protagonizó The Cloverfield Paradox (2018), así que podemos asegurar que si trata de algo remotamente relacionado a la ciencia, la jeva no pega una.

El caso es que el Sr. Murry desaparece repentinamente y sin dejar rastro, abandonando a su esposa e hijos, y desde entonces han pasado 4 años por lo que Meg ahora es una antisocial a la que las chicas populares molestan constantemente, y su hermanito Charles Wallace (Deric McCabe) es una especie de niño prodigio que siempre la está observando para cuidarla. Lo más extraño de todo esto es que en ningún momento llaman a Charles Wallace con un apodo o un nombre más corto. Si yo fuera su hermano nunca lo llamaría “Charles Wallace” porque es demasiado largo, y más fácil lo llamaría “Charlie”, por más que se quejara y pataleara. Charles Wallace es Charles Wallace, y así de largo es su nombre. A la trama se une Calvin (Levi Miller), la definición de “manic pixie dream boy”, porque no tiene absolutamente nada de carácter y sólo está para decirle a la protagonista lo fantástica que es.

De alguna manera Charles Wallace ha estado en contacto con esta jeva que se viste de indigente a la moda, Reese Witherspoon, quien hace su entrada caminando por una puerta porque eso de tener poderes y aparecer instantáneamente está sobrestimado. Y no sé qué es lo que Mrs. Witherspoon dice, pero los tres chamaquitos dan con Mindy Kaling que estaba durmiendo en una casa vieja. Luego se aparece Oprah Winfrey más grande de lo normal y con el cabello teñido de rubio y le dice a los tres carajitos que hay una manera de encontrar al Sr. Murphy. ¿Cómo? No tengo ni la más remota idea, pero debes tener tus drogas o alcohol a mano para maximizar lo que vas a experimentar a continuación. Otra cosa, ¿qué tanto es que mencionan el teseracto? ¡en ningún momento presentan un teseracto!

No sé lo que serán estas tres “hadas”, pero sólo están para “guiar” a los carajitos de un planeta a otro, y por “guiar” me refiero a hablar pendejadas y decirles lo que tienen que hacer porque estas tres “hadas” no hacen nada. Bueno, eso no es completamente cierto, Reese se convierte en lechuga, Mindy le da a Meg una especie de lupa, y Oprah les da una orden. Muy útil el regalo de Oprah. Yo no recuerdo cómo es que saltan de un planeta a otro, o de una escena a otra, pero en un momento están en un campo con grama, luego están en un una cueva con Zach Galifianakis, luego están en un campo de trigo donde salen unos pinos de la tierra, y luego hay un tornado, y luego una playa, y luego una habitación con bolitas, y luego resulta que el papá de Meg y Charlie ha estado todo este tiempo aplatao en una esquina. ¿Qué demonios es lo que estoy viendo? Yo me perdí hace mucho, pero me empecé a reír desde que Reese Witherspoon se convirtió en lechuga. Ese fue el momento en que cualquier indicio de seriedad lo tiraron por la ventana y nada de lo que hagan después de esto valdrá la pena recordar.

No digo esto muy a menudo, pero A Wrinkle in Time es basura, pero no cualquier tipo de basura, sino que es tan mala que me estaba riendo de lo mala que era, tanto en lo visual como en el guión que se va volviendo más ridículo o más disparatado o más cursi. Por mí, valió cada centavo porque nunca me había reído tanto en una película que está intentando ser seria. No he leído los libros en que se basa, pero me imagino que Madeleine L’Engle tiene que estar revolcándose en su tumba.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *