Reviews con sabor a pollo

Moana (2016)

Moana: Un mar de aventuras

Moana (2016)
Publicado en Review por - Dec 13, 2016
Ver Trailer

Moana es la princesa de Disney más tribal hasta la fecha, y para demostrar que no es como las princesas anteriores tiene que surcar los mares en busca de aventura. Bueno, no tanto así, pero tiene que encontrar a un semidiós llamado Maui porque sí, porque su abuela le vendió esa idea desde que era una piojita.

Moana (Auli’i Cravalho) es la hija del jefe de una tribu que vive en alguna isla de Polinesia. Por tradición, ningún habitante de la isla viaja más allá de los arrecifes porque es muy peligroso y vaina. Algo así como la tradición de los Croods de no abandonar la cueva. Sin embargo, algo en la isla está mal, las palmas de coco están muriendo, y ya no hay tantos peces en el mar para alimentar a los isleños. Si Moana quiere ser la líder de esta tribu, tiene que solucionar esos problemas.

Como cuenta la leyenda del semidiós Maui (Dwayne Johnson), que éste literalmente le robó el corazón a la diosa Te Fiti cuando estaba durmiendo, y a partir de ahí han pasado una serie de desgracias entre las que se incluye la aparición de un monstruo de lava, Te Ka, que se parece a uno de los titanes de Hercules (1997). A Te Fiti algunos la conocemos como Burn, pero esa es otra historia. El caso es que nadie ha vuelto a ver a Maui desde su enfrentamiento con Te Ka. Si Moana quiere salvar a su gente, pues tiene que hacer lo que nunca se ha hecho, emprender el viaje más allá de los arrecifes y encontrar a Maui para que la ayude a restaurar el orden del mundo.

Moana me recuerda un poco a Hailee Steinfeld en The Edge of Seventeen (2016), porque es una chamaca que tiene que encontrar su lugar en el mundo, aunque hay que reconocer que Moana es más sensata, y al igual que Mérida en Brave (2012), quiere escapar de la tradición. Maui es el personaje más divertido que tiene la película, y hasta tiene un tatuaje que se gobierna. Por último, Heihei (Alan Tudyk) es un gallo más estúpido que el resto de los pollos del planeta, incluso más que aquellos que escriben de películas, y tiene éxito sacándole risas a la gente. Prácticamente estos personajes cubren la mayor parte de la película, por lo que entiendo el sentimiento de que se siente floja en la cantidad de personajes.

Con cada película animada Disney va mejorando tanto en animación como en gráficos, y particularmente me agrada que usen un montón de colores fosforescentes. Dicho esto, Moana es otra película que tiene sus propias canciones, incluyendo su propia versión de “Let It Go” que no será tan famosa (lo cual es un alivio), y que nos lleva a recordar al Disney de antes, especialmente con la referencia a The Little Mermaid (1989).

La película es divertida y sin duda a los más pequeños de la familia les encantará, pero como yo soy el más viejo y el más cascarrabias, Moana es muy simple comparada, por ejemplo, con Zootopia (2016). También se nota que no estaban muy claros con lo que querían hacer pues hay dos animales, un gallo estúpido y un cerdito que sólo aparece como por 2 minutos. Me parecía que el cerdito iba a ser importante, pero de repente lo sacan de la película para darle relevancia al gallo.

Para concluir, Moana es una simple y encantadora película animada con varios números musicales que me resulta muy divertida y cómica, pero que no tengo el interés de volver a ver por cuenta propia a menos que uno de mis sobrinos decida que es lo que realmente quiere ver.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *