Reviews con sabor a pollo

The Secret Life of Pets (2016)

La vida secreta de tus mascotas

The Secret Life of Pets (2016)
Publicado en Review por - Aug 01, 2016
Ver Trailer

The Secret Life of Pets es una película de la misma gente detrás de Despicable Me (2010), quienes han hecho que me desagraden los minions, y que no abarcan tantas emociones del espectro como lo hacen muchas películas de Disney/Pixar. Desde un principio se siente como si se tratara de una versión de Toy Story (1995) con animales, pero siendo 90% comedia y muchos más personajes de los que uno puede acordarse.

La película empieza con un perrito llamado Max (Louis C.K.) narrándonos cómo su dueña, Katie (Ellie Kemper), lo encontró abandonado en algún lugar de Nueva York, y cómo su vida ha sido placentera desde entonces. Sin embargo, esto de ser el único perrito cambia cuando Katie trae a casa una bola de pelos llamada Duke (Eric Stonestreet) y ahora ambos tienen que luchar para ganarse la atención de Katie. Ya tú entiendes la comparación con Toy Story, cuando introducen a Buzz Lightyear. En fin, debido a su rivalidad (celos y vaina), Max y Buzz  se pierden en la ciudad y ahora tendrán que buscar la forma de volver al apartamento de Katie.

Lo que no se esperaban Woody y Duke es que hay una sociedad secreta de animales sin dueño que tienen planes malvados de acabar con la humanidad. Esta sociedad está liderada por el conejito diabólico Snowball (Kevin Hart), quien se la pasa gritando a todo pulmón. Esto puede ser un problema porque también parece que todos son animales carnívoros que detestan a las mascotas, categoría en la que se encuentran Max y Duke.

The Secret Life of Pets falla en el sentido de que no hay una “vida secreta” de las mascotas como uno esperaría del título. Sí, hay elementos de esta vida secreta como cuando los animales se reunen y hacen fiestas clandestinas cuando sus dueños no están, pero la historia principal es esta aventura de volver a casa. Entonces al final estoy más interesado en estos pequeños fragmentos de lo que hacen las mascotas que en la historia en la que aparece un conejito psicópata. Cabe destacar que la ciudad se ve muy limpia para ser Nueva York.

En la película hay un montón de personajes secundarios, de los cuales sólo puedo recordar a la perrita blanca Gidget (Jenny Slate) porque es energética, el alcón Tiberius (Albert Brooks) por su voz villanesca, y la gata Chloe (Lake Bell) porque no le importa nada. También hay un perro viejo, un perro que le ladra a las ardillas, un perro salchicha, un canario, un cerdo, y una lagartija, pero yo realmente no recuerdo que hayan hecho nada importante.

Lo que yo no me estaba esperando es lo “oscura” que puede llegar a ser, pues mencionan muertes, hay violencia, y hasta hay un diálogo en que mencionan una licuadora. Esa era una imagen que no necesitaba en mi cabeza viendo una película para niños. El tema de racismo y drogas lo manejan sutilmente en Zootopia (2016), un película de animales de la que los creadores de The Secret Life of Pets pueden aprender.

Para concluir, The Secret Life of Pets es una comedia animada para reírse de cuán exagerado pueden ser algunos animales adorables, pero que no tiene suficiente impacto como para hablar de ella después de que se acaba. La ves, te ríes, la olvidas. Eso es todo lo que se puede esperar.