Reviews con sabor a pollo

Ghostbusters (2016)

Cazafantasmas

Ghostbusters (2016)
Publicado en Review por - Jul 22, 2016
Ver Trailer

Entonces han decido reinicinar la franquicia de Ghostbusters, pero con un giro, sus protagonistas son mujeres. Anteriormente se traducía al español como “Los cazafantasmas”, pero ahora que se trata de cuatro mujeres, se traduce a simplemente a “Cazafantasmas”. Nótese la ausencia del artículo “las” por razones desconocidas. Si ese fuera el único problema de la película, no habría ningún problema.

Erin Gilbert (Kristen Wiig) es una profesora de Física en la Universidad de Columbia, en Nueva York, que hace muchos años atrás publicó un libro junto a su amiga Abby Yates (Melissa McCarthy) sobre fantasmas y vainas paranormales. El problema es que uno no sabe si Erin dejó esa vagabundería para ponerse a enseñar Física o si todavía cree en esa vaina a escondidas. Creo que sería lo segundo, porque de lo contrario no habría película, y la existencia del libro en cuestión es muy humillante para su carrera. El caso es que las circunstancias llevan a Erin a buscar a Abby.

Cuando conocemos a Abby, está trabajando en unos aparatos infernales, pero es su compañera de trabajo, Jillian Holtzmann (Kate McKinnon), quien debe llevarse todo el crédito. Ah, y dicho sea paso, Holtzmann es lesbiana, pero no lo dicen ni entran en detalles porque se trata de una “comedia” familiar. Kate McKinnon siempre está haciendo una mueca, y no importa lo que esté pasando en pantalla, simplemente hay que dejar de prestar atención para ver lo que sea que Kate McKinnon esté haciendo. Su personaje sin mucha historia es de lo mejor que tiene esta película.

El otro personaje que es sorprendentemente bueno es Patty (Leslie Jones), que a pesar de tener que cargar con el estereotipo de mujer negra que grita mucho y no sabe nada, es quien le da emoción a la película. He aquí el contraste. Holtzmann y Patty no tienen historia y son personajes exagerados, mientras que Erin y Abby tienen una historia (que a nadie le importa porque es aburrida) y son personajes que tienden a la normalidad. Sin embargo, algunas personas se tienen que reír cuando Erin se le insinúa al cabeza de chorlito que es Kevin (Chris Hemsworth). No entiendo la idea de tener a un personaje que sólo tiene aire en la cabeza.

Cuando empieza la película, me estaba riendo de algunos de los chistes. Son chistes estúpidos, pero a medida que avanza la película se va deteriorando a tal grado que se parece a “La opción de las 12”, se la pasan repitiendo chistes, explicando vainas (incluso chistes), e insultan tu inteligencia. Yo no tengo problemas cuando los chistes son intencionalmente estúpidos, pero a veces se nota que sólo estaban hablando por hablar con la creencia de que estaban haciendo comedia. Este caso es más grave en Melissa McCarthy porque no puede usar el lenguaje colorido por el cual la conocemos.

Lo que necesita esta película es menos palabrería y más fantasmas, o en su defecto, un montaje de que sus protagonistas han logrado avanzar en sus vidas como cazadoras de fantasmas, tal cual lo hicieron en Ghostbusters (1984) y posteriormente en Ghostbusters II (1989). Como esto no sucedió, el aumento de la actividad paranormal se debe al plan maléfico de un fracasado, interpretado por Neil Casey, cuyo nombre y motivos no me interesan en lo absoluto.

Para concluir, me parece que esta reiteración de Ghostbusters es terrible y aburrida, tiene un montón de explicaciones que no me importan, pero que tiene a dos personajes que son más memorables que el resto de la película, y buenos efectos especiales para mostrar a los pocos fantasmas que aparecen. Lo que me encuentro más ofensivo no es que hayan mutilado la canción de Ray Parker Jr., sino que siendo neoyorkinas comen pizza de Papa John’s. ¡Blasfemia!