Reviews con sabor a pollo

Horrible Bosses (2011)

Quiero matar a mi jefe

Horrible Bosses (2011)
Publicado en Review por - Dec 03, 2014
Ver Trailer

Horrible Bosses es una de esas comedias que salen con una idea descabellada para ver cuántos disparates pueden inventarse los infelices protagonistas. Quizás por eso me gusta, porque acepta una idea ridícula con tres personajes que no son aptos para llevar dicha idea a cabo, y en lugar de terminar como un documental en alguna serie de crimen de Discovery Channel, hacen una comedia de esto. ¿Quién no ha tenido un jefe al quiere matar? Yo no, pero sí he trabajado con gente que no merece seguir respirando.

Como el título “Horrible Bosses” o “Jefes Horribles” bien lo dice, se trata de gente completamente desagradable a la que le aguantan vainas porque la alternativa es estar desempleado. El primero de esos malos jefes es Dave Harken (Kevin Spacey), el jefe de Nick (Jason Bateman), y por lo visto su trabajo es estar enojado con todos sus subornidados. El infeliz de Nick tiene que trabajar más horas que el resto de la oficina sólo con la promesa de un ascenso que nunca llegará.

El segundo jefe mala clase es el hijo del jefe bueno, Bobby Pillet (Colin Farrell), quien debe ser el personaje más desagradable de la película porque simplemente no tiene interés en mantener la compañía de su padre sino en conseguir la mayor cantidad de dinero de ésta. Kurt (Jason Sudeikis) le gusta su trabajo, pero la única piedra en su zapato es el drogadicto hijo del jefe que hereda la compañía luego de que su padre sufre un infarto cardíaco. En otras palabras, está jodido.

Colin Farrell, ¿eres tú?

Colin Farrell, ¿eres tú?

Finalmente, el tercer jefe escoria es, de hecho, una jefa escoria, la dentista Julia (Jennifer Aniston), quien acosa sexualmente a su asistente Dale (Charlie Day). El infeliz de Dale no tiene posibilidades de conseguir empleo en otro lado porque está en la lista de delincuentes sexuales, pero no creo que eso lo limite a demandar a su jefa por acoso sexual. Ahora bien, algunos estarán pensando que por tratarse de Jennifer Aniston, lo más sensato es dejarse violar de ésta y aceptar la realidad como todo un pervertido.

Así es que tenemos a tres personas muy malas, y a tres protagonistas que deciden que el mundo sería un mejor lugar si esos tres individuos dejaran de existir. Por supuesto que si Nick, Kurt, y Dale fueran los más indicados para realizar semejante acción esto no sería una comedia, por lo que cometen muchos errores como es el caso de todos los protagonistas en todas las comedias habidas y por haber.

Ese camuflaje como que está flojo.

Ese camuflaje como que está flojo.

Teniendo a tantos nombres grandes en esta película, es un poco difícil definir lo que es un papel cómico y lo que es actuación. Kevin Spacey es simplemente indeseable, y no hay muchos actores que puedan superar su trabajo en esta película. Colin Farrell es irreconocible en este rol y su personaje realmente es la escoria de la humanidad. Jamie Foxx es memorable aunque no haga mucho. Jennifer Aniston es… hooolaaa enfermeraaaaa.

Lenguaje vulgar, chistes violentos, e ideas ridículas es lo que tiene esta película, por lo cual puedo afirmar que me reí, y me gustó. Sin embargo, no creo que sea una comedia que quiera volver a ver. Además de ciertos momentos en que las actuaciones me llaman la atención, no puedo recordar nada de la película ni ninguno de sus chistes, por lo que no puedo contárselos a nadie.

Conclusión

A pesar de tratarse de un trío de incompetentes que intentan hacer algo que está fuera de sus capacidades, como muchas otras tantas comedias, Horrible Bosses es divertida no sólo por la calidad de sus chistes vulgares, sino también por las actuaciones de esos jefes terribles que no merecen seguir caminando sobre la Tierra. Por fortuna ninguno de éstos tiene niños, así que nadie va a sentir lástima por ellos.

Hooolaaa enfermeraaaa.

Hooolaaa enfermeraaaa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *