Reviews con sabor a pollo

Transcendence (2014)

Trascender

Transcendence (2014)
Publicado en Review por - Jun 23, 2014
Ver Trailer

Transcendence  es una película que considero que empieza bien, pero que a medida que avanza va empeorando con relación a la trama y las ideas que querían incorporar desde el principio. Adicionalmente, me parece que la película es lenta y aburrida, que no pasa nada emocionante, y que realmente no tengo interés en ninguno de los personajes, salvo el híbrido ese en que se convierte Johnny Depp. Transcendence trata de la creación de una superinteligencia capaz de “transcender” el conocimiento humano, y si dicho conocimiento humano está tan limitado como el libreto de esta película, entonces nada bueno puede suceder.

La película empieza con una tal Max Waters (Paul Bettany) narrándonos que ahora vive en un mundo pos-apocalíptico en el que la civilización está de vuelta a la era pre-industrial, es decir, nada de la tecnología del mundo moderno funciona, por lo que la sociedad se ha reestructurado para almacenar los recursos necesarios para subsistir y defenderse de cualquier amenaza o inadaptado que no se adhiera al nuevo orden mundial. Bueno, no pasa eso exactamente, pero sí sucede el apocalipsis tecnológico, por lo que todos sabemos lo que va a pasar al final de la película porque nos lo acaban de decir al principio. Hay películas en que hacer algo como esto funciona, pero en el caso de Transcendence, es algo que termina de quitarle cualquier sentido de misterio.

Así que vayamos adonde todo esto empezó, cinco años atrás, cuando Will Caster (Johnny Depp) tenía un cuerpo humano y era toda una eminencia en el campo de inteligencia artificial. Él, su esposa Evelyn (Rebecca Hall), y Max Waters dan conferencias acerca del futuro tecnológico que nos espera y sus consecuencias en caso de alcanzar una superinteligencia tecnológica que algunos llaman Singularidad, pero que Will denomina “Trascendencia”. Esto es uno de los aspectos que define al género de ciencia ficción, cómo es que la tecnología cambiará nuestras vidas para bien (salvaremos el planeta) o para mal (la inteligencia artificial nos matará a todos). Por eso me parece que la idea de la trama empieza bien, y presenta un posible escenario para la fascinante pregunta “¿y qué pasaría si alcanzáramos dicha superinteligencia?”

Entonces introducen a un grupo terrorista llamado R.I.F.T., y uno de sus integrantes le pregunta a Will Caster en plena conferencia “¿usté quiere crear a un dios?” Entonces los terroristas deben ser un montón de extremistas religiosos que no les agrada la idea de que la inteligencia artificial puede –por falta de mejor palabra– trascender la misma humanidad. Esto es hasta que nos muestran que RIFT está compuesto por un montón de imbéciles e hipócritas que usan el lema de “Evolución sin tecnología”. Y por tecnología probablemente no se refieren a la interné, ni a los celulares, ni a sus vehículos, ni a las bombas caseras, ni mucho menos a sus armas de fuego. Gracias a la tecnología es que los humanos estamos evolucionando (de nuevo, para bien o para mal), buscando conveniencias o eficiencias en nuestras vidas como la interné, los correos electrónicos, los teléfonos inteligentes, las tarjetas de crédito y los pagos en línea. El lema de este grupo no tiene sentido, y si su mayor problema es que hayan conectado la conciencia de un mono a una computadora, entonces creo que hay maneras más civilizadas de responder a sus dudas que matar a cualquiera que esté trabajando en el campo de inteligencia artificial.

Dicho lo anterior, RIFT se convierte en juez y verdugo, y condena a muerte y ejecuta a todos los científicos de inteligencia artificial, incluyendo a Will Caster, a quien envenena con una bala radioactiva (en lugar de darle una muerte rápida). Esto nos lleva otras fascinantes preguntas como “¿dónde reside la conciencia humana?” y “¿se puede reducir la conciencia humana a un conjunto de patrones eléctricos que pueden ser representados por bits en una computadora?” Como esto es una película de ciencia ficción, y el trailer revela mucho, la respuesta es un “sí, se puede”. Así Evelyn y Max Waters “hacen una RoboCop” y transfieren la conciencia del moribundo Will a unos núcleos robados de una computadora de red neuronal llamada PINN. Que dicho sea de paso, no hace absolutamente nada en la película. A partir de entonces la conciencia de Will se transmite por el aire, ya que cuando es conectado a la interné, ninguna computadora lo aloja hasta que construyen un centro de datos en un desierto.

Así RIFT encarna la frase de “miedo a lo desconocido”, si quien tiene miedo es un psicópata que disfruta matar gente para justificar su causa y no hace el mínimo intento de entender a lo desconocido. No tengo ni el más mínimo interés en este grupo terrorista que sólo está para crear momentos dizque emocionantes, y que tratan al nuevo Will como una Skynet sin ningún tipo de evidencia de que que éste quiere acabar con la humanidad. La película pierde su oportunidad de mostrarnos lo que lograría la superinteligencia, al darnos un resumen de unos cuantos minutos para luego dedicarle la mayor parte de la película a un montón de gente sin importancia. Cillian Murphy, Morgan Freeman, y Kate Mara <3 sólo están para perder mi tiempo y dar explicaciones a las que no les tengo ningún tipo de interés. Digo esto porque el punto de vista del personaje de Paul Bettany es más importante para la trama y presenta otra fascinante pregunta: “¿Está Will consciente de sí mismo o se ha convertido en una máquina sin sentimientos que no es el Will que conocemos?”

En conclusión, considero que Transcendence  queda corta en lo que intentaba mostrar con el planteamiento inicial de la superinteligencia. Creo que la existencia de RIFT, como una entidad cuya única finalidad es insertar tensión en la película, es innecesaria y no permite explorar más a fondo el tema de la trascendencia. Las actuaciones quedaron bien, pero no es algo que uno pueda decir espectacular porque la mayoría de los personajes no hacen nada importante, y los momentos interesantes recaen sobre Johnny Depp, Rebecca Hall, y Paul Bettany. Hay ciertas similitudes entre el híbrido Will Caster y Jesucristo, pero eso es un tema con el que no me quiero involucrar.

One thought on “Transcendence (2014)

  1. Me suena a que hay un tema a lo “Ghost In The Shell” ahí, me interesa verla aún con que no te haya gustado. Gracias por la información.

    Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *