Reviews con sabor a pollo

Delivery Man (2013)

Una familia numerosa

Delivery Man (2013)
Publicado en Review por - May 05, 2014
Ver Trailer

Vince Vaughn sigue interpretando a su mismo personaje de The Internship (2013), quien busca inintencionalmente que algo le salga mal sin importar sus buenas intenciones. En el caso de Delivery Man, su nombre ahora es David Wozniak, y lo que hace es repartir carne en un camión de la carnicería familiar. Así lo que tenemos no es una comedia, sino otra historia más en la que tenemos que tenerle lástima al personaje de Vince Vaughn desde un principio, quien luego se recupera y hace del mundo un mejor lugar.

El director/guionista Ken Scott es el director y co-autor  de la original Starbuck (2011), y por alguna razón que sólo llamaré “dinero”, se le antojó adaptar su obra franco-canadiense al mercado gringo, y de paso bajarle la restricción de “R” a “PG-13”. Porque, demonios, a partir de los 13 años es que los niños empiezan a preguntarse ¿de dónde vienen los bebés? Oh, mira, hijo, vienen de un envase plástico y otro meneo más, y por ello debes reírte. En fin, yo no he visto esa Starbuck, así que no puedo hacer comparaciones.

Es momento de que te cuente mi más reciente mala decisión.

Es momento de que te cuente mi más reciente mala decisión.

Como dije en un principio, y como es de esperar, David Wozniak (Vince Vaughn) es un perdedor que casi siempre ha tomado las peores decisiones de su vida, y tenemos que tenerle lástima porque su vida es un desastre. Sus hermanos y su padre están jartos de que siempre entregue tarde los pedidos y de que use el camión para cosas personales; están casi seguros de que fallará en entregarles las camisetas de baloncesto para la foto familiar. Su novia Emma (Cobie Smulders) está jarta de ese estilo de vida tan irresponsable, por lo que decide hacer lo más sensato que cualquier mujer haría. Esto es revelarle que está embarazada y que no quiere a David en la vida de su bebé. No, no terminan, sólo le pelea un poco. Como si no fuera suficiente, David también le debe unos US$80,000 a unos prestamistas que usó para inventirlos en algo parecido a TelexFREE.

La cruda realidad.

La cruda realidad.

¿Ya sientes lástima por David? Yo sí, porque esto no es cómico, y luego de la revelación de su novia, el pobre diablo quiere ser papá. Los pocos momentos que realmente encontré cómicos fue con las interacciones con su amigo y abogado personal, Brett (Chris Pratt), quien le advierte que no tenga hijos porque “son un hoyo negro que absorberán tu energía, tu dinero, tu tiempo, tu cabello”. ¿Por qué digo que es cómico? Porque tiene razón. Lo único que le faltó agregar es que posiblemente su mujer lo abandone, llevándose a su hijos para que nunca más vuelva a verlos. Niños, si leen esto, recuerden que su padre los quiere.

Una noche cualquiera, un abogaducho aparece dentro del apartamento de David (porque al diablo con las cerraduras), y le dice que de sus 693 donaciones al banco de esperma Graboski-Levitt, 533 se usaron para engendrar bebés, y 142 de éstos quieren saber su identidad. Estos 142 carajitos con edades entre 23 y 19 años (según mis cálculos) están dispuestos a echar un pleito legal para cuestionar la legalidad de los documentos de confidencialidad y finalmente dar con la identidad del superdonante conocido como “Starbuck”. No voy a hablar de nada de esto, pues sin semejante argumento no habría película, y más adelante explicarán la razón por la que el joven David necesitaba vender sus fluidos corporales… 693 veces.

Una pared de niños que no conoce y no tienen un padre adoptivo.

Una pared de niños que no conoce y no tienen un padre adoptivo.

Por supuesto, estos 142 carajitos quieren que su padre biológico sepa al menos algo de ellos con la finalidad de que su identidad salga a la luz, por lo que le envían un sobre con sus biografías. Brett le aconseja que no abra el sobre, pero seamos realistas, ¿habría película si no abriera el sobre? Convenientemente todos viven (o cerca de) Nueva York, dando inicio a la parte “inspiradora” de la película, aquella que nos tiene que convencer de que David Wozniak no es el idiota que creemos que es, y que está dispuesto a poner en orden su vida si quiere ser padre por 534ta. (quingentésima trigésima cuarta) vez.

Hooolaaa enferme-- bueno, me puedes arrestar en cualquier momento.

Hooolaaa enferme– bueno, me puedes arrestar en cualquier momento.

¿El plan? Ayudar a sus 142 hijos con pequeños detalles para así en lugar de ser un padre de tiempo completo, convertirse en un ángel guardián de medio tiempo. Siempre y cuando el negocio familiar no quiebre por estar usando el camión de entregas para sus encuentros familiares. Entonces lo que supuestamente era una comedia, en realidad es una especie de drama con buenas intenciones que sirve para pasar el rato, no sólo por lo peculiar de la historia, sino por lo diferente que resultan ser sus hijos e hijas (aunque sinceramente más de uno merece un martillazo a la cabeza).

Conclusión

Vince Vaughn sigue haciendo el mismo papel de perdedor con buenas intenciones en Delivery Man, esta vez es un repartidor de carne llamado David Wozniak que se entera que ha engendrado inintencionalmente a 533 niños a base de donaciones de esperma. El lío es si David Wozniak está dispuesto a salir a la luz pública y darse a conocer eternamente como “El Masturbator”. No puedo decir que me agrade el personaje de Vince Vaughn, pero el personaje de Chris Pratt fue el que gustó y el que me sacó par de risas en la película.

Todavía no creo que puedan considerarse hermanastros.

Todavía no creo que puedan considerarse hermanastros.